Premium

Buen tiempo y kilómetros para disfrutar con cautela

Pistoletazo de salida para la operación de Tráfico 'Verano 2010'. Más desplazamientos pero disminución en el número de víctimas es el balance que se estima arrojará esta campaña en un año optimista para la seguridad vial.

Buen tiempo y kilómetros para disfrutar con cautela
Buen tiempo y kilómetros para disfrutar con cautela

De aquellas vacaciones ya no queda casi nada. Entre el veraneo de entonces y las operaciones Salida de hoy parece haber un abismo. Maletas en cualquier parte, demasiada gente dentro del coche, cinturones de seguridad inexistentes, carreteras precarias y muchos kilómetros por delante. Todo eso, afortunadamente, ya pasó a la historia.

Los datos dejan perplejo a cualquiera. En 1989 murieron en España 7.188 personas en accidentes de tráfico, 1.378 sólo en los meses de julio y agosto, una cifra escalofriante que marcó un antes y un después en la seguridad vial. Hoy, esos números han disminuido considerablemente: en los meses de julio y agosto de 2009 perdieron la vida 380 personas en la carretera, las mismas que en 1963, cuando el parque de vehículos apenas superaba el millón y medio. En 2010, en cambio, circulan en nuestro país más de 30 millones de autos.

Y todo esto se lo debemos a las campañas publicitarias que durante la década de los noventa impactaron en los conductores, también al progresivo endurecimiento de las normas de circulación, a la mejora de las carreteras, la implantación de dispositivos de seguridad activa en los vehículos y, sobre todo, a la llegada del carné de conducir por puntos. Sin él, en estos cuatro años se habrían producido 4.000 muertes más, según apunta un estudio del club RACC. Pero el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, lo tiene claro: "A pesar de la reducción, las víctimas de accidentes de tráfico siempre son demasiadas". Así lo manifestó el pasado 1 de julio en la presentación de la operación especial de Tráfico Verano 2010.

Como cada año, la Dirección General de Tráfico (DGT) se pone manos a la obra para facilitar las cosas a los conductores. La campaña de este año prevé 86,2 millones de desplazamientos, un 0,4% más que el verano pasado. Un aumento motivado, probablemente, por la crisis y el auge del turismo nacional. Pero 2010 tiene la particularidad de ser Año Xacobeo, por ello "se reforzará la seguridad en las carreteras que llegan a Galicia", como explicó el ministro. Un hecho que se une a la ya tradicional operación Paso del Estrecho.

Este verano se estima que 650.000 vehículos, entre la ida y la vuelta, cruzarán nuestro país con destino a los países del Magreb, procedentes principalmente de Francia, Bélgica y Holanda. Rubalcaba explicó que "se trata de una de las operaciones de tráfico más importantes del mundo". A día de hoy ya han embarcado en los puertos de Algeciras y Tarifa más de 50.000 vehículos, y los datos no ofrecen dudas: durante la campaña del año pasado perdieron la vida 11 personas de origen magrebí en nuestras carreteras y 49 resultaron heridas graves, por ello la DGT da prioridad a estos conductores en su dispositivo estival.

El operativo especial de julio y agosto va a movilizar a 600 funcionarios de la DGT. También vigilarán las carreteras 18 helicópteros y 10.000 agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (700 más que el año pasado). Pero algunos rumores apuntan a que se está viviendo una huelga encubierta de bolígrafos caídos, debido a la disminución en el número de multas en este cuerpo, algo de lo que el ministro aseguró "no tener conocimiento".

Hace 51 años que la unidad de Tráfico de la Guardia Civil nació para velar por la seguridad en ciertos tramos de las carreteras españolas y fue precisamente el verano la época escogida para tal fin. 4.000 agentes de a pie y en motocicleta se pusieron en marcha en un momento (el año 1959) en el que se multiplicó el parque automovilístico. Sin ellos sería imposible cubrir las labores de vigilancia y asistencia a conductores este verano.

En el camino

El tráfico en los meses de verano tiene unas características peculiares que no pasan por alto los que velan por la seguridad en las carreteras. Aumentan los desplazamientos de largo recorrido los fines de semana, pero también en días laborables. Igualmente, la coincidencia con las fiestas locales de muchos municipios "fomenta, a veces, un cóctel mortal", explicó el ministro del Interior, haciendo referencia al peligro de conducir bajo los efectos del alcohol.

Hay que destacar otra peligrosa conjunción: la coincidencia entre desplazamientos largos y cortos, ya que muchos conductores salen en esta época, no sólo para pasar una larga temporada en la playa, sino también para disfrutar del fin de semana en las segundas residencias. Rubalcaba explicó también que "el peor día del año es históricamente el 15 de agosto", fecha con mayor número de accidentes mortales. Para este año se incentivará la seguridad en este día, pero "al ser domingo, esperamos que no sea una jornada tan conflictiva", puntualizó.

En los meses de verano la franja horaria con más siniestralidad es siempre entre las dos y las ocho de la tarde, donde se concentra el 32% de los accidentes. Además, los estudios arrojan un dato a tener en cuenta: el 45% de las víctimas mortales se deben a salidas de vía en carreteras secundarias. Igualmente, la velocidad inadecuada está detrás del 40% de los accidentes mortales. Por edades, los jóvenes entre 25 y 34 años es el grupo de población que concentra más accidentes en la época estival.

Desde el Ministerio del Interior añaden algunos datos clave: por ejemplo, a 120 kilómetros por hora es necesaria la longitud de un campo de fútbol para frenar un vehículo. También recuerdan que un atropello a 80 kilómetros por hora es irremediablemente mortal. Estos datos se complementan con una campaña publicitaria "algo diferente" a las de otros años. Un anuncio, ya presente en los medios de comunicación, que alude a las dramáticas llamadas que realizan los cuerpos de seguridad a los familiares de las víctimas de un siniestro.

El atasco de cada día se cambia de lugar

El pasado viernes 2 de julio, a las tres de la tarde, comenzaba la primera operación Salida. Una fecha que nos recuerda que, de no hacerlo ya, queda poco para poder disfrutar de unas merecidas vacaciones. Pero no todavía. A las ocho y media de la tarde casi todas las vías de salida de Madrid presentaban complicaciones. Atascos que suenan a tradición y a los que se está, inevitablemente, acostumbrado.

Durante el primer día de operación Salida de 2009 se produjeron en España 120 kilómetros de retenciones entre las tres y las cuatro de la tarde. Los puntos negros, como siempre, las salidas de Madrid y la entrada en las zonas de costa.

Y precisamente la autovía A-3 (Madrid-Valencia) volverá a ser protagonista un verano más, ya que está previsto que la vía sufra cortes y restricciones de tráfico durante estos dos meses, debido a sus obras de mejora. Eso sí: "Intentaremos que no coincida con las jornadas de mayores desplazamientos", explicó el ministro Rubalcaba. Obras al margen, en este primer fin de semana de verano ya se contabilizan 10 víctimas.

Nuevos radares al acecho de los más rápidos

Tres radares de tramo a la espera de empezar a poner multas. Aún no se sabe ni cuándo ni cómo, pero estos tres radares "especiales" ya están instalados y realizando pruebas.

El funcionamiento es sencillo y, según el ministro del Interior, "más justo". Se controla cuándo entra el vehículo en el tramo controlado y cuándo sale. Con estos datos se realiza una media que será el que se tenga en cuenta a la hora de sancionar. Este dispositivo está dotado de dos cámaras y medirá la velocidad en tramos de entre tres y cinco kilómetros.

De momento, los nuevos radares están instalados en tres de los túneles más importantes: en la AP-6, en Guadarrama (Madrid); el que une León con Asturias en la AP-66 (el Negrón), y en la A-7, en Málaga. Próximamente, adelanta el ministro, "tendrán mucha más presencia en nuestra red de carreteras".

Con los nuevos radares no será posible evadir la sanción si superamos la velocidad permitida. De nada servirán las "triquiñuelas" de algunos conductores, como cambiarse de carril o frenar antes del dispositivo. Los sensores de este radar están interconectados y funcionan tanto de día como de noche, gracias a una iluminación por láser invisible al ojo humano.

Desde Interior recuerdan que en los primeros seis meses del año se han formulado 900.000 denuncias por exceso de velocidad. Además, en cuatro años del nuevo carné se han retirado 12,5 millones de puntos.