Comparecencia en el Senado

Blanco se muestra "seguro" de que se alcanzará un acuerdo con los controladores aéreos

El ministro de Fomento, José Blanco, se mostró hoy "seguro" de que se alcanzará un acuerdo en las actuales negociaciones con los controladores aéreos, y subrayó que la Ley de Navegación Aérea supone un nuevo marco que "requiere tiempo de adaptación".

Durante su comparecencia en la Cámara Alta, respondió así a la senadora de CiU Montserrat Candini i Puig, que preguntó al ministro sobre la marcha de las negociaciones con los controladores y los retrasos sufridos en las últimas semanas.

Blanco recalcó que el acuerdo con los controladores es una acción "necesaria para tratar de responder a los desafíos que hay por delante".

Asimismo, subrayó que la Ley de Navegación Aérea fue aprobada por las Cortes, por lo que "no es un decreto del Gobierno, sino que emana de la voluntad legislativa".

"Todos, y no sólo el Gobierno, podemos valorar positivamente la profunda transformación estructural que ha supuesto esta nueva ley", añadió Blanco, quien subrayó que la distribución del trabajo del colectivo de controladores "ha sido reformada en profundidad".

Por otro lado, el responsable de Fomento aseguró que poner en duda la seguridad en la navegación aérea es "una irresponsabilidad", dado que ésta "cumple con todos los requisitos en toda circunstancia".

De cara al futuro, Blanco señaló que se aprobará "de forma inmediata" un nuevo real decreto que regule la actividad y el descanso de los controladores, así como otro encaminado a permitir el acceso de nuevos operadores de servicios de control, además de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA).

El ministro resaltó, además, que se aprobará un nuevo decreto que obligará a las aerolíneas a informar sobre "las causas veraces" cuando se produzcan retrasos en muchos de sus vuelos, tal y como anunció el pasado mes de enero, pues de este modo "se prestará un mejor servicio al conjunto de los ciudadanos".

Aplicación de la nueva Ley de Navegación

AENA denunció a principios de este mes que el absentismo laboral de los controladores aéreos superó el 11% en mayo, tras la aplicación de la nueva Ley de Tránsito Aéreo que regula las condiciones laborales del colectivo, y defendió que los polémicos 'servicios exprés' supusieron ese mes un total de 850 horas, el 0,4% de la jornada operativa.

Precisamente, el sindicato mayoritario de controladores, que aglutina al 95% de los 2.400 que el ente tiene en plantilla, USCA, y el ente retomaron esta tarde las negociaciones tras acordar la semana pasada la reanudación de la negociación con la intención de lograr un acuerdo "lo antes posible".

Ambas partes garantizaron a los pasajeros que podrán viajar "sin sobresaltos" este verano, tras la reunión mantenida entre el presidente de AENA, Juan Ignacio Lema, y el nuevo presidente de USCA, Camilo Cela, en la que acordaron intensificar los contactos en una fase de negociación que pone fin a cinco meses de tensiones.

No se mantendrán servicios ferroviarios "sólo por ver pasar el tren"

El ministro de Fomento, José Blanco, expresó su disposición a no mantener servicios ferroviarios que apenas transporten viajeros sólo por el hecho de "ver pasar el tren".

"Ello es incompatible con la eficiencia, el rigor, la contención del déficit y la sostenibilidad", defendió el ministro durante su intervención en el pleno de control al Gobierno del Senado.

"Puede que sea compatible con la demagogia. Pero yo no estoy aquí para hacer demagogia, sino para defender el interés general de los ciudadanos", añadió Blanco al ser preguntado por el senador popular José Muñoz Martín sobre la previsión del Gobierno de suprimir líneas y servicios ferroviarios deficitarios.

El ministro explicó que el Gobierno mantendrá y costeará aquellas líneas que, aún no siendo rentables, sean consideradas de interés general por razones económicas, sociales o medioambientales, o porque presenten una "demanda insuficiente".

Por contra, ratificó su intención de que "los servicios en los que no suban pasajeros no se mantendrán sólo por ver pasar el tren".

Blanco enmarcó esta decisión en la normativa europea sobre las subvenciones al ferrocarril que, según detalló, limita las estatales a las estrictamente necesarias para garantizar los servicios públicos e insta a que los servicios ferroviarios se rijan por criterios de competencia comercial.

En este sentido, el titular de Fomento recordó que el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes el acuerdo por el que se fijan los criterios que deberá reunir una línea ferroviaria o un servicio de transporte en tren para obtener consideración de interés público.

Según este acuerdo, Fomento debe presentar al Consejo de Ministros antes del próximo 30 de noviembre la relación de servicios de transporte de viajeros en tren, así como los tramos y frecuencias, que se declararán de interés público.