La apuesta española es la favorita

La oferta de Renfe y Talgo disputa el AVE de La Meca a Medina a un grupo francés

La oferta española capitaneada por Renfe, Adif y Talgo se perfila como favorita para construir y explotar el AVE de La Meca a Medina en Arabia Saudí por 5.000 millones, tras la retirada del consorcio chino-alemán y de otro coreano. Las propuestas se presentaron el pasado sábado y la apuesta española competirá con una francesa liderada por Alstom.

Tras cuatro años de preparación, el pasado sábado 3 de julio, por fin, se cerró el plazo para la presentación de ofertas al concurso de licitación de la construcción de la superestructura y la explotación durante un periodo de 12 años del llamado "AVE del desierto", que unirá las ciudades de La Meca y Medina en Arabia Saudí.

De los cinco consorcios que estaban precalificados, a hora de la verdad, tan solo se han confirmado dos ofertas: una española liderada por Renfe, Adif y Talgo y otra francesa encabezada por Alstom y la operadora estatal gala SNCF. El grupo español ha sido bautizado con el nombre de Al Shoula, en honor a su socio local. La propuesta francesa se denomina Al Rajhi por el nombre de la inmobiliaria saudí que se ha asociado con las empresas galas.

En los últimos meses se habían marcado tres fechas distintas para la presentación de las propuestas, pero se han producido dos aplazamientos. Cada retraso contribuyó a amplificar los rumores sobre las presiones de una oferta china, que en principio no estaba prevista, y que después, tras alcanzar un preacuerdo con el grupo alemán en el que estaba incluido Siemens, había logrado aparecer como "la gran favorita".

Lo cierto es que el sábado pasado los chinos y los alemanes no fueron a depositar su propuesta a las ventanillas de la empresa promotora de la licitación, la Organización Saudí de Ferrocarriles (SRO). Su ausencia se sumó a la de una oferta coreana que también había sido precalificada.

Fuentes del consorcio español mostraron su "satisfacción" por la forma en que ha concluido el periodo de presentación de ofertas. En su opinión, la "huida" de la candidatura china dispara las posibilidades de que el grupo capitaneado por Renfe pueda hacerse con la victoria en la que es la primera gran apuesta internacional de la industria ferroviaria española con el objetivo de gestionar "llave en mano" una línea de alta velocidad.

CincoDías ha tenido acceso a la composición accionarial del grupo hispano-saudí, en el que la operadora ferroviaria Renfe tiene un liderazgo muy destacado. La estructura de capital del consorcio está compuesta por dos grandes paquetes: uno español que suma el 88% de las acciones y otro saudí por el 12% restante, que queda en manos de la sociedad inmobiliaria Al Shoula.

El 88% español está controlado por una sociedad creada para este fin por las 13 sociedades nacionales que participan en el proyecto. En este consorcio las posiciones de control se las adjudican tres compañías públicas dependientes del Ministerio de Fomento, con lo que se demuestra el interés que el Gobierno español ha puesto en esta licitación. Se trata de Renfe Operadora con el 38,9%, Adif con el 9,5% y la ingeniería pública Ineco con el 1,05%.

Entre las empresas privadas destaca la presencia del fabricante de material ferroviario Talgo, que cuenta con un 16,92%, y la compañía de construcción y electrificación OHL, con el 7,46%. El resto de las empresas cubren un amplio abanico de todas las actividades que son imprescindibles para hacerse cargo de la construcción y la explotación de una línea compleja y avanzada como la del AVE de La Meca a Medina.

Apuesta millonaria

El proyecto del "AVE del desierto", denominado Haramain High Speed Rail (HHS), se encuentra ya en su segunda fase. La primera para la construcción de la infraestructura está en un estado avanzado de ejecución. El grupo adjudicatario deberá desarrollar la superestructura (electrificación y señalización); suministrar los trenes; crear los talleres de mantenimiento; formar al personal y gestionar la operación. El presupuesto ronda los 5.000 millones. La entrada en funcionamiento de la nueva línea está prevista para mediados de 2013.