Viajes

Ibiza, pensada para desconectar

Las noches de fiesta no son el único atractivo de una isla que ha diversificado su oferta de ocio para incluir actividades deportivas, gastronómicas y culturales

De día, las discotecas que han dado fama internacional a la mayor de las islas pitiusas como uno de los mejores lugares de Europa para salir de marcha parecen poco más que una sala de reuniones. Sólo los carteles con los precios de las entradas y las vallas publicitarias de fiestas legendarias como la Flower Power de Pachá dan pistas de lo que se mueve a partir de la una de la mañana en la capital ibicenca.

A la luz del día las historias que se cuecen en Ibiza están más relacionadas con las posibilidades de ocio que ofrece un marco incomparable para la práctica de todo tipo de actividades culturales y deportivas. Según explica la consejera del Departamento de Promoción Turística y Cooperación Económica, Pepa Marí, las autoridades de la isla están realizando esfuerzos para, "en primer lugar, mostrar que hay un día que se puede disfrutar y, en segundo lugar, que hay otras posibilidades de ocio al margen de la noche".

Ibiza cuenta con cuatro tesoros que han sido declarados por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Son el recinto fortificado de Dalt Vila, el poblado fenicio de Sa Caleta, la necrópolis de Puig des Molins y las reservas de posidonia del parque natural de Las Salinas. Además de su valor arquitectónico, Dalt Vila, con sus casas de paredes encaladas y sus buganvillas fucsias, representa uno de los rincones más mediterráneos de la isla, el lugar donde las terrazas de bares y restaurantes salen a la calle cuando cae el sol. También el escenario perfecto para realizar visitas teatralizadas u organizar las Noches Blancas, una iniciativa del Gobierno insular que prevé la apertura de los monumentos de Dalt Vila en las noches de los viernes de esta temporada para la celebración de conciertos y otras actividades.

"Queremos mostrar que hay otras posibilidades al margen de la noche"

Son la reserva natural, las praderas submarinas, los acantilados, el perfil orográfico escarpado y los islotes los que ofrecen más posibilidades para las actividades deportivas. Para esta temporada está convocada una vuelta en kayak a la isla y dos tours ciclistas, que tendrán lugar en mayo y octubre.

El décimo mes del año también acogerá el Campeonato de Vídeo Submarino y durante todo el año pueden visitarse las praderas submarinas de las pitiusas, donde se concentra el 80% de las posidonias del Mediterráneo.

Según se acerca la noche llega otro de los momentos importantes del día: la puesta de sol. Café del Mar, con sus sofás, su ambiente relajado y su chill out, inauguró hace 25 años una corriente que es imitada por muchos locales de la isla, bautizados como beach clubs, entre los que se encuentran Yemanjá, Amante, Blue Marlin, Aura, Samsara, Novo y otros muchos. Algunos de ellos cuentan con vistas sobre el atardecer, pero, para disfrutar de un marco más alternativo, merece la pena viajar hasta cala Benirràs, donde un grupo de espontáneos recibe la noche jembe en mano.

El pasado hippy de la isla tiene su sitio en el mercadillo nocturno de Las Dalias, donde predomina la moda ad líbitum (a gusto, a voluntad). El fenómeno lo resume Carmen Sánchez, gerente de la Fundación de Promoción Turística de la isla. "El lema de Ibiza es vive y deja vivir".

Guía para el viajero

Cómo ir. Las aerolíneas españolas tienen varios vuelos diarios que unen Madrid y Barcelona con Ibiza. También las low cost Vueling y Easyjet tienen trayectos a la isla. Por mar, desde la localidad alicantina de Denia parten ferries y catamaranes.

Dónde dormir. Desde hace cinco años la isla ha reforzado su oferta de hoteles de cinco estrellas con la construcción de Aguas de Ibiza, Mirador de Dalt Vila, Fenicia y Gran Hotel. Destacan también los agroturismos (alojamientos de cinco estrellas en casas tradicionales) como Can Curreu y Atzaró, así como el Hotel Hacienda Na Xamena, también cinco estrellas.

Dónde comer. El plato típico es el bullit de peix, elaborado con pescado de roca. Los agroturismos y haciendas ofrecen excelentes menús degustación. En la ciudad, opciones económicas en Bar San Juan, Bon Profit y La Bodega. Entre la oferta (reducida) de vinos isleños destacan los elaborados por Sacova.