Análisis

Cómo ha cambiado el mundo en tres años de crisis

La quiebra de dos fondos de Bear Stearns fue el origen de una tormenta que aún deteriora las economías

Cómo ha cambiado el mundo en tres años de crisis
Cómo ha cambiado el mundo en tres años de crisis

Tres años pueden ser muchos o pocos, depende de para qué o para quién. Pero, sin duda, para las economías y las Bolsas ha sido un tiempo repleto de momentos convulsos, históricos. Bear Stearns comunicó al mundo el 20 de junio de 2007 que dos de sus fondos habían soportado importantes pérdidas en el mercado de las subprime, las hipotecas de alto riesgo, aquellas que se concedían a personas de solvencia dudosa.

Una semana más tarde, el banco se veía en la necesidad de rescatar dichos fondos de la quiebra. Comenzaba a fraguarse la peor crisis financiera desde la Gran Depresión y que ha marcado un antes y un después. Tras 36 meses, la mayoría de los gestores quieren creer,más que estar seguros -una de las consecuencias que ha tenido la crisis es que ha roto todos los esquemas de valoración y de predicción- que lo peor ha pasado.

Pero el proceso de recuperación parece que llevará un tiempo. "No ha sido una crisis coyuntural, sino estructural. No tiene nada que ver con otras, como la burbuja tecnológica. Y por tanto, no se puede pensar en una salida en uve. Será muy difícil", explica Jordi Padilla, de Popular Gestión Privada. Las economías están dando pasos hacia la estabilización, e incluso algunas cifras ya comienzan a ser mejores.

La Bolsa española ha perdido 371.000 millones de capitalización

Pero aún hay elementos que hacen pensar que la situación está lejos de solventarse. Por ejemplo, los bancos centrales mantienen los tipos de interés en niveles históricamente bajos. En junio de 2007, Estados Unidos tenía el precio del dinero en el 5,25% y el BCE en el 4%, que elevó dos meses más tarde hasta el 4,25%. Actualmente se encuentran en el entre el 0% y 0,25 en Estados Unidos y en el 1%, en Europa. Por otro lado, el mercado primario sigue cerrado.

En España sólo ha habido un estreno en el continuo, el de Amadeus, en los últimos tres años. Los otros siete los ha recogido el Mercado Alternativo, que ha tomado auge en la medida que las empresas han encontrado en él una alternativa a la financiación. El Banco Central Europeo realizó una subasta de liquidez hace un año que venció el 1 de julio, pero ha tenido que renovarla parcialmente. "El modelo de crecimiento tiene que cambiar.

Los países que eran potencialmente consumidores como Estados Unidos, tendrán que dejar de serlo y ahorrar. Paralelamente China deberá potenciar su demanda interna, y el endeudamiento de los estados y de los ciudadanos tendrá que reequilibrarse en un proceso que deberá ser paulatino", indica Padilla. La crisis ha tenido secuelas, pero se ha evitado una de las peores consecuencias, que es el efecto contagio. Los Gobiernos han estabilizado las economías y recapitalizado a muchas entidades financieras.

"Eso ha funcionado, pero ha dejado costes y déficit públicos elevados", añade el gestor.

El peso de España

Para España, la deuda y el déficit se han convertido en los principales escollos de la economía. No hay más que echar un vistazo a la prima de riesgo, que mide el diferencial entre el bono a 10 años nacional sobre el mismo activo alemán, considerado de mayor solvencia. En tres años ha pasado de 6,60 a 195 puntos básicos.

Los Credit Default Swaps (CDS), que son los seguros para cubrirse de un posible riesgo de impago se han incrementado de 3,4 a 249,64 puntos en el periodo. Estas impresionantes escaladas han tenido consecuencias de cara a los inversores. En la Bolsa, más de un 60% de las acciones están en propiedad de los gestores extranjeros, y muchos han decidido salir del mercado ante estas alarmantes señales. La Bolsa ha tenido en estos últimos 36 meses momentos de euforia compradora.

Entre marzo y diciembre de 2009 registró un rebote del 79% coincidiendo con las primeras señales de recuperación (brotes verdes) que iban dado las economías. A pesar de que actualmente aún conserva un 35,7%de dicho rebote, la capitalización se ha reducido en 371.000 millones de euros entre junio de 2007 y junio de 2010. La situación que han vivido los fondos de inversión es igualmente dramática.

El patrimonio ha descendido en 107.000 millones de euros mientras que el número de partícipes se han recortado en 3,31 millones. Otros indicadores llamativos son el recorte del volumen de contratación en la renta variable, en un 38%, que la acción del BBVA haya pasado de los 16,06 a los 8,76 euros, o que el euro cotice con una depreciación del 7,41%.

Y los bancos han seguido su particular calvario. Entre junio de 2007 y el cierre de 2009, los últimos datos que proporciona el Banco de España, han visto cómo la morosidad ha repuntado entre el 0,75% y el 5,33% en la financiación total a los hogares. Volver a las cifras precrisis va a llevar su tiempo, tal y como apuntan los gestores y recuperar la confianza de los inversores va a suponer un duro trabajo. El balancemensual de junio de los fondos de inversión registró salidas por valor de 3.330 millones de euros, que son las más altas desde el crac de Lehman en noviembre de 2008.

"Se ha recuperado cierta actividad en las economías, pero siguen habiendo muchas dudas y debilidades. El procedimiento va a tener altibajos y de forma desigual por zonas geográficas", explica Jordi Padilla. Los expertos, economistas e inversores están ahora calibrando la recuperación de las economías. La caída hacia la

Compras y ventas irracionales

La crisis ha convertido a los mercados en irracionales. Durante los tres últimos años se ha asistido a jornadas de auténtica montaña rusa. En mayo pasado el Ibex cerró una jornada histórica con una revalorización del 14,43%. En la última semana ha tenido una sesión de caída profunda, del 5,45%, un porcentaje que hace tiempo hubiera sido tomada como histórica, como ocurrió el 11 de septiembre de 2001, cuando el Ibex perdió el 4,56% tras el atentado terrorista a las Torres Gemelas de Estados Unidos.

Las Bolsas descuentan escenarios, normalmente con antelación. Pero los analistas consideran que la tormenta financiera ha adquirido una dimensión descontrolada en la renta variable y fija.

En los periodos de fuertes caídas, los valores han bajado a plomo, y en la subida todos han participado. Daba igual que se tratara de compañías defensivas o poco expuestas al ciclo económico.

"Cada vez es más complicado diseñar estrategias y acertar", reconoce Luis Benguerel, responsable de renta variable en Interbrokers.

Para hacer valoraciones de compañías y de mercados, los analistas siguen una serie de ratios. Pero en este momento aseguran que se han roto todos los esquemas.

Sólo hay que ver los potenciales de revalorización que presentan algunas compañías, como por ejemplo Telefónica, Santander y BBVA, las tres más grandes de la Bolsa, del 25%, 29% y 35%, respectivamente. Sin embargo, en 2010 caen el 19%, 23% y 32%. En un mercado tan irracional, los expertos recomiendan extremar la cautela.