Le acusa del traspaso de clientes sin su permiso

Competencia abre expediente sancionador contra Iberdrola

Tras una denuncia de Gas Natural Fenosa contra Iberdrola, la CNC ha incoado un expediente sancionador contra esta eléctrica. Le acusa de haber traspasado a los clientes que se quedaron hace un año sin derecho a tarifa a su comercializadora libre sin el consentimiento expreso de aquellos.

La Dirección de Investigación de la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ha incoado un expediente sancionador a varias empresas del grupo Iberdrola por "una posible conducta anticompetitiva". Según una nota de prensa remitida el viernes por este organismo, dicha conducta consistiría en el traspaso de clientes de la comercializadora de último recurso (la que vende energía a tarifa) a la comercializadora en el mercado libre, sin pedirles su consentimiento expreso, tal como exige la norma.

El expediente tiene su origen en una denuncia presentada contra Iberdrola por Gas Natural Fenosa, por una posible infracción de los artículos 2 y 3 de la la Ley de Defensa de la Competencia. Durante la instrucción del expediente, el organismo que preside Luis Berenguer asegura haber tenido acceso a determinada información de la que puede deducirse "la existencia de indicios racionales" de que Iberdrola ha cometido una infracción del artículo 3 (falseamiento de la libre competencia por actos desleales) de dicha ley. En cualquier caso, añade, "la incoación de este expediente no prejuzga el resultado final de la investigación, para la que hay 18 meses de plazo.

El 1 de julio de 2009 entró en vigor el sistema de suministro de último recurso, según el cual, sólo los clientes con una potencia contratada inferior a 10 kW tendrían derecho a una tarifa, la TUR.

IBERDROLA 10,93 -2,24%

Para los clientes con una potencia superior, la norma fijaba un periodo transitorio de seis meses (que después se ampliaría a un año) durante el cual, si no pasaban al mercado libre voluntariamente, podían seguir con una tarifa a la que la comercializadora aplicaría recargos progresivos de hasta un 20%. Esta cantidad no la cobrarían las empresas, sino que sería liquidada como un ingreso del sistema.

Según la investigación de Competencia, Iberdrola contaba con 450.000 clientes en esta situación y el grueso los traspasó a su comercializadora libre sin su autorización.

Consentimiento expreso u orden en contra

La práctica que la CNC atribuye a Iberdrola, el traspaso de clientes sin consentimiento expreso, no se ha producido en otras empresas. En la eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán aseguran que hace un año, con el conocimiento de la CNE, comunicó por carta a sus clientes que se quedaban sin derecho a TUR y que "transitoriamente" serían suministrados por su comercializadora a tarifa. Y que, en caso de no recibir orden en contra, pasarían a la comercializadora libre del grupo al final del periodo transitorio.

Iberdrola dice que procedió así sólo con los clientes no dieron orden en contra (aunque la norma exige el permiso expreso) y con el fin de que no se quedaran sin suministro. Sin embargo, el periodo transitorio ha durado hasta ahora y las empresas estaban obligadas a suministrar a los clientes aplicándoles un recargo.