Con la distribuidora Estudio 2000

El conflicto que Puma tiene con una empresa española puede costarle 98 millones

La guerra de licencias que la firma alemana de artículos deportivos Puma mantiene con la distribuidora española Estudio 2000 SA puede costarle a la empresa alemana hasta 98 millones de euros.

En un comunicado difundido hoy por la empresa con sede en la localidad de Herzogenaurach, al sur de Alemania, la propia Puma cita esa cantidad tras la sentencia dictada en su contra por un tribunal mediador, aunque anuncia que presentará recurso.

La sentencia establece que Estudio 2000, hasta ahora en poder de varias licencias de marca de Puma, deberá devolver dichas licencias al fabricante alemán, pero que, a cambio, tendrá que ser compensada con una alta cantidad de dos dígitos millonarios, que la empresa germana cifra en hasta 98 millones de euros.

Con la devolución de todos los derechos de marca de Puma en poder de Estudio 2000, el fabricante de Herzogenaurach recupera el control del negocio operativo en España, aunque a cambio del 76% de su superávit comercial en 2009.

Ante esta sentencia, Puma tiene intención de presentar recurso, ya que "la dirección está convencida de que es probable tener éxito", señala la nota del fabricante alemán de artículos deportivos.