La Generalitat prefiere alquilarlo a un operador
Terra Mítica
Terra Mítica

Terra Mítica pierde 16,4 millones y negocia la venta del parque

Terra Mítica sigue siendo un pozo sin fondo y los accionistas mayoritarios, especialmente Bancaja y CAM, no quieren seguir aguantando un parque que en 2009 volvió a perder 16,4 millones. Tres grupos de ocio optan a comprar o alquilar el recinto.

Terra Mítica, el parque temático de Benidorm participado fundamentalmente por Bancaja, CAM y la Generalitat Valenciana, cerró el ejercicio de 2009 con unas pérdidas netas de 16,4 millones de euros. El resultado, ligeramente peor que el del ejercicio anterior, se justificó desde la sociedad por "el incremento de la carga financiera y el peso de las amortizaciones". La cifra se dio a conocer oficialmente ayer en la junta de accionistas y coincide básicamente con la adelantada por CincoDías el pasado mes de marzo, cuando CAM la incluyó en la memoria anual que presenta a la Comisión Nacional del Mercado de Valores al tratarse de una participada.

Las pérdidas confirman las dificultades de Terra Mítica para afrontar el convenio de acreedores que firmó tras suspender pagos. De hecho, el año pasado la Generalitat Valenciana, a través de la empresa pública Sociedad Proyectos Temáticos (SPT), que es la que participa en el capital del parque, prestó 15 millones a la sociedad para que tuviera la liquidez suficiente para afrontar, entre otros pagos los 12 millones de deuda que debía amortizar ese año. El auditor ya advirtió el año pasado de las "incertidumbre sobre la capacidad de la sociedad para continuar su actividad cumpliendo el convenio de acreedores". En 2011, fecha final del convenio, tiene que devolver 23,9 millones.

Los malos resultados se producen pese "a la fuerte contención del gasto introducida por la nueva dirección desde el mes de julio" y pese a "una mejora del 50% en el Ebitda". Terra Mítica no facilitó ayer ni ese dato ni la facturación. Según los datos que en su día difundió CAM, la cifra de negocio habría caído un 20%, hasta los 17,91 millones de euros.

El presidente de Terra Mítica, David Lladró, informó a los accionistas de que los tres socios de referencia, CAM, Bancaja y la Generalitat están negociando con tres grupos de ocio para la venta de sus acciones o la firma de un contrato de gestión del parque, opción que preferiría la el Gobierno valenciano. Lladró aseguró que, en el caso de alcanzarse un acuerdo de venta, los accionistas minoritarios podrán acogerse al mismo. Entre los interesados en Terra Mítica están Parques Reunidos y el grupo de Benidorm Aqualandia-Mundomar.

Una empresa Bancaja-CAM

Terra Mítica es un ejemplo de libro de cómo se utilizaron las cajas de ahorros en la Comunidad Valenciana, fundamentalmente durante la época de Eduardo Zaplana al frente de la Generalitat, para que financiara determinados proyectos ideados desde el Gobierno autonómico.

Las dos cajas entraron el capital, prestaron dinero, capitalizaron la deuda cuando suspendió pagos, y acabaron controlando la mayoría del capital de una empresa ruinosa de la que intentan desembarazarse desde hace tiempo.

Sólo la presión política, y en el caso de CAM (por su presencia en Alicante) la social, han evitado que el parque haya tomado el camino del cierre. Durante un tiempo, Bancaja y CAM crearon una ficción de compartir determinados negocios -a instancias de la Generalitat- con una cartera de participaciones comunes, en la que estaba Terra Mítica. Ahora, con cada caja por su lado, tras la reordenación financiera, estas apuestas conjuntas tienen los días contados.