Prepara demandas

Metrovacesa investiga a sus ex presidentes Rivero y Sanahuja

La primera inmobiliaria cotizada española, Metrovacesa, investiga a sus ex presidentes Joaquín Rivero y Román Sanahuja. La compañía sospecha que llevaron a cabo operaciones lesivas para la tesorería de la empresa y prepara demandas. La primera será contra Joaquín Rivero.

Metrovacesa, la primera inmobiliaria española cotizada por valor de activos, logró ayer en la junta general de accionistas dejar en segundo plano el principal problema al que se enfrenta, la refinanciación de su deuda, cercana a los 6.000 millones de euros. De no lograr un acuerdo con sus acreedores la compañía se vería abocada al concurso, de una envergadura similar al de Martinsa Fadesa, que solicitó concurso en julio de 2008 con 7.005 millones de deuda.

La inmobiliaria, controlada por entidades financieras -Santander es el primer accionista con el 23,6%-, comunicó ayer al término de la junta que investiga la gestión llevada a cabo al frente de la compañía por sus anteriores presidentes, Joaquín Rivero y Román Sanahuja.

De acuerdo a explicaciones ofrecidas por fuentes cercanas a Metrovacesa, la compañía primero actuará contra Joaquín Rivero, que presidió la inmobiliaria hasta diciembre de 2007. Según informó Metrovacesa en un comunicado, la junta de accionistas acordó "emprender una acción social de responsabilidad contra Joaquín Rivero y Manuel González en relación con algunas operaciones realizadas en los años en que fueron presidente y consejero delegado de la compañía". En concreto, la demanda "se llevará a cabo por los posibles perjuicios ocasionados a la sociedad en relación con una operación de comisión mercantil suscrita con la sociedad Eusko Levantear Eraikuntzak II, para la adquisición de unos terrenos en el término municipal de Marbella, así como por otra operación consistente en la adquisición de unas obligaciones convertibles de una sociedad denominada Stratum Industrie".

METROVACESA 10,76 0,37%

Las fuentes consultadas explicaron que primero actuará contra Rivero porque su responsabilidad por esas operaciones "prescribirían a los cuatro años desde que dejó el cargo, es decir, tenemos seis meses para demandar". Metrovacesa también estudia demandas contra Román Sanahuja, que forzó a Rivero a abandonar la presidencia de Metrovacesa. Sanahuja, que esta semana ha pedido concurso para sus empresas con 1.800 millones de deuda, presidió Metrovacesa hasta finales de 2008 y su responsabilidad exigible prescribe en 2013. Las fuentes señalan como operaciones lesivas la compra de la torre HSBC en Londres e inversiones en Alemania.

La cifra

5.786,6 millones es la deuda financiera de Metrovacesa. La compañía trata de evitar el que presumiblemente sería el mayor concurso en España.

Joaquín Rivero se defiende de las acusaciones

Joaquín Rivero convocó a media tarde de ayer a los medios de comunicación a una rueda de prensa que celebrará hoy en un hotel de Madrid. Fuentes cercanas al empresario andaluz indicaron que Rivero estudia también demandar a Metrovacesa por las acusaciones vertidas ayer en la junta de accionistas. Además, señalaron que el anuncio de una posible demanda contra Rivero obedece "a una estrategia para desviar la atención sobre los problemas de la compañía". Las fuentes consultadas se preguntaron que hará Metrovacesa con Román Sanahuja, que desbancó a Rivero de la presidencia, si realmente está dispuesta a denunciar a sus anteriores gestores. Joaquín Rivero abandonó este año la presidencia de la inmobiliaria francesa Gecina, en la que Metrovacesa controla el 26,9% del capital, para centrarse en la española Bami.