Tras poner en revisión el rating de España

El Tesoro confía en demostrar a Moody's que sus temores son infundados

La directora general del Tesoro, Soledad Núñez, se mostró hoy convencida de que el Gobierno demostrará en los próximos meses a Moody's que sus preocupaciones sobre la economía española "son infundadas".

Núñez dijo que la decisión de la agencia de medición de riesgo de poner en vigilancia la calificación de la deuda de España "se explica más por la coyuntura de los mercados que por la aparición de nueva información sobre las perspectivas de la economía española o de las finanzas públicas".

Moody's anunció hoy que ha puesto en vigilancia la calificación de la deuda española para una posible rebaja por el deterioro de sus perspectivas de crecimiento y los retos que supone para el Gobierno las medidas de ajuste fiscal y las reformas estructurales.

La agencia de calificación ha precisado que la eventual rebaja se concretaría en los próximos tres meses, un plazo en el que, según Núñez, el Gobierno podrá demostrar que los temores de Moody's no tienen base.

"Lo que nos toca a nosotros ahora es demostrar que sus preocupaciones son infundadas; a lo largo de estos tres meses tendremos oportunidad de demostrarlo", explicó la directora general del Tesoro.

Núñez recordó que cuando se cumpla ese plazo, a finales de septiembre, se habrá avanzado en la ejecución de los presupuestos de este año y se habrán presentado los de 2011.

"Creo que daremos una señal muy firme en la línea contraria a lo que les preocupa", apuntó.

En esas fechas, añadió, se habrá definido la reforma laboral, que ya está en vigor, y se habrá avanzado "mucho" en la reestructuración del sistema financiero. También se habrán publicado los test de resistencia de los bancos. "La foto será más clara", señaló Núñez.

En cuanto a los temores expresados por Moody's sobre las perspectivas de crecimiento y la consolidación fiscal, Núñez recalcó que los riesgos "se han mitigado a lo largo del año" tanto por las noticias sobre la evolución de la economía española como por los ajustes y reformas acometidos por el Gobierno.

La directora general del Tesoro hizo hincapié en que los objetivos de reducción del déficit público "no son proyecciones; son compromisos firmes".

Sobre la preocupación de Moody's por el gasto derivado del pago de intereses, Núñez subrayó que el coste de emisión sigue en mínimos históricos y está por debajo de la media de los países que tienen la calificación AAA.

El Tesoro afronta mañana una subasta para emitir bonos del Estado a cinco años por un importe máximo de 3.500 millones de euros. El importe esperado es de 2.500 millones.