Según la agencia de calificación crediticia

Fitch: España no necesita entrar en deflación para recuperar competitividad

España no necesita entrar en deflación para recuperar competitividad aunque ello implique mantener durante un prolongado periodo de tiempo tasas bajas de crecimiento, según un informe publicado hoy por la agencia de medición de riesgos Fitch.

El informe, dedicado al riesgo soberano a nivel global, señala que si llegado el caso España tuviera "inevitablemente" que entrar en deflación, a medio plazo la perspectiva fiscal, no sólo de España sino del resto de países "periféricos" de Europa, es más favorable de lo que parecen estimar los mercados.

Según Fitch, los desequilibrios entre las distintas economías europeas obedecen a "algo más" que la distancia que separa la competitividad de Alemania y el resto de países, y responden a elementos como la demanda interna, el aumento del crédito o las burbujas inmobiliarias.

El informe aclara además que la calificación que la agencia otorga a España, Irlanda y, en menor medida, Italia, no sólo refleja la desconfianza de los mercados que produce la debilidad presupuestaria, sino también la "ausencia" de flexibilidad fiscal y monetaria.

Además, estos países se han visto perjudicados por la tibia respuesta de la zona del euro a los problemas de Grecia, que unida a las dudas sobre la viabilidad de la moneda única europea y sobre la solvencia fiscal de estos Estados ha disparado la volatilidad de los mercados de deuda y otros.