Depende de cómo se concreten las reformas estructurales

El BBVA prevé una bajada del PIB por el ajuste del gasto y la subida del IVA

Un informe del servicio de estudios económicos del BBVA ha pronosticado una "contracción transitoria" del PIB en Cataluña y en el resto de España para el tercer y cuarto trimestre de 2010, como consecuencia del ajuste del gasto y la subida de tasas impositivas como el IVA.

El director del informe, Rafael Domènech, ha estimado hoy en la presentación del estudio en Barcelona el deterioro del PIB para Cataluña en cerca de cuatro décimas en 2010 -0,6% para España-, frente a una recuperación del 1,1% el próximo año, "por encima del resto de España, que crecería un 0,7%" en 2011.

El director de la publicación ha matizado, sin embargo, que "dependiendo de cómo se concreten las reformas estructurales y de cómo evolucionen los mercados internacionales, podría haber una mejora sensible de estos datos".

Además, el responsable del estudio ha defendido el ajuste del gasto público emprendido por el Gobierno como "totalmente ineludible", especialmente el que afecta a las administraciones públicas, si bien ha reconocido que el peso del sector público en Cataluña es inferior al del resto de comunidades autónomas.

En consonancia con los datos presentados, Domènech ha afirmado que la economía catalana "es algo más sostenida e intensa" que en el resto de España, y ha señalado el "buen comportamiento del sector exterior", concretamente en la exportaciones de bienes industriales y en el turismo.

En este sentido, el responsable del estudio se ha referido al crecimiento de las pernoctaciones hoteleras en Cataluña, que "superan a las de los años previos a la crisis", y lo ha atribuido en parte a la mejora de la competitividad de la economía debido a la depreciación del euro.

Aún así, el estudio concluye que el sector exterior de la economía catalana, fundamentalmente orientado dentro de la zona euro, es "poco sensible a las variaciones del tipo de cambio pero mucho a las tasas de inflación", por lo que "hace falta diversificar más y mejorar la competitividad del conjunto de la economía".

El responsable del informe ha incidido, por otra parte, en que los problemas de España en su balanza por cuenta corriente "no han sido por exceso de inversión sino por falta de ahorro", a diferencia de otras economías como la griega, que no han vivido una burbuja inmobiliaria.

Domènech ha dicho que las familias españolas "han reaccionado muy rápido ante la crisis", y ha recordado que la tasa de ahorro de las familias en España era de cerca del 12% antes de la crisis, una tasa "muy aceptable", frente a países como Grecia, cuya tasa de ahorro familiar rozaba el 0%.

Con respecto a la situación del sector inmobiliario, Domènech ha advertido que éste se caracteriza por ser "claramente heterogéneo", aunque ha destacado que los ajustes están siendo "más intensos de lo que reflejan las estadísticas", dado que las compraventas se registran con posterioridad, y ha cifrado la caída media de los precios de compra en cerca del 30%.

También ha alabado por último el Fondo de Estabilidad Financiera que "cuenta con unos fondos más que suficientes para prevenir posibles problemas que pudieran surgir en las economías europeas", y ha manifestado su confianza en que los países no hagan caso omiso de la disciplina fiscal.