Ve un comportamiento "algo más débil"

El Banco de España advierte de un descenso del consumo privado en los últimos meses

El Banco de España constata que los indicadores referidos al consumo privado han mostrado un comportamiento "algo más débil" en los últimos meses, de modo que el promedio de abril y mayo se situó por debajo de la media del primer trimestre del año, según pone de manifiesto la institución en su Boletín Económico de junio.

El Banco de España constata que los indicadores referidos al consumo privado han mostrado un comportamiento "algo más débil" en los últimos meses, de modo que el promedio de abril y mayo se situó por debajo de la media del primer trimestre del año, según pone de manifiesto la institución en su Boletín Económico de junio.

Así, aunque reconoce que las matriculaciones de automóviles por parte de particulares experimentaron un mayo un crecimiento interanual cercano al 40%, impulsadas aún por los efectos positivos del Plan 2000E, el avance perdió intensidad con respecto al registrado en abril.

Adicionalmente, el índice del comercio al por menor y el indicador de ventas interiores de consumo de la Agencia Tributaria, correspondientes ambos al mes de abril, se desaceleraron hasta tasas interanuales del -1,1% y del 0,6%, respectivamente.

Asimismo, el índice de confianza de los consumidores de la Comisión Europea acusó un retroceso de cinco puntos en mayo, algo mayor que el observado en el conjunto del área del euro, lo que, según el antiguo instituto emisor, "podría estar reflejando el impacto de las tensiones financieras recientes".

El organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez señala, no obstante, que la interpretación de los indicadores disponibles en los últimos meses se está viendo dificultada por la incidencia de algunos elementos "de naturaleza transitoria" que están afectando con distinto signo a la evolución económica a corto plazo, como el posible adelanto de algunas decisiones de compra por parte de los consumidores ante la subida de los tipos del IVA a partir de mañana, 1 de julio, o los efectos sobre el turismo de las cancelaciones de vuelos en abril y mayo provocadas por la erupción volcánica.

Tampoco puede descartarse, según el Banco de España, que el calendario de celebración de la Semana Santa en este año esté afectando a las señales que proporcionan algunos indicadores en abril, en su comparación tanto con el mismo periodo del año anterior como con el pasado mes de marzo.

Mientras que los indicadores de inversión en bienes de equipo apuntan a una cierta mejora respecto al primer trimestre del año, los indicadores de consumos intermedios reflejaron caídas menos intensas que en el primer trimestre.

Persiste el ajuste intenso de la construcción

Por otro lado, el Banco de España afirma que la caída de los indicadores referidos a la construcción "sigue siendo intensa", aunque matiza que los ritmos se siguen ralentizando. En este sentido, precisa que los indicadores de consumo intermedios también reflejaron caídas menos intensas que en el primer trimestre.

En el caso del consumo aparente de cemento, el descenso fue del 15% interanual en mayo, mientras que no pasó del 4% en abril en el caso del índice de producción industrial de minerales no metálicos.

En el caso de los servicios, el banco emisor observa "algunas señales positivas", como las afiliaciones a la Seguridad Social, que crecieron en mayo en tasa interanual por primera vez en 18 meses. Y es que los indicadores del mercado de trabajo referidos a ese mes "prolongaron la tendencia observada en los meses precedentes hacia un ajuste progresivamente más moderado".

Por otro lado, el Banco de España apunta que las tasas de crecimiento interanual de los flujos de comercio exterior experimentaron en abril una notable desaceleración en comparación con el mes anterior. "No obstante, es probable que los intercambios comerciales se encuentren entre las variables cuya evolución podría haberse visto afectada por el calendario de la Semana Santa", añadió.

En paralelo, la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez señala que, aunque en mayo todavía se registraron algunas cancelaciones de vuelos como consecuencia de la nube de cenizas volcánicas, los indicadores referidos a la recepción de turistas "son favorables", con un aumento de las 6,1% interanual en el número de pernoctaciones hoteleras por parte de no residentes y un ligero aumento del 1,1% en la entrada de turistas extranjeros.