Un paso más en la fusión

Iberia y British suscriben el proyecto común de absorción por IAG

Iberia y British Airways (BA) dieron hoy un paso más en su proceso de fusión después de que los consejos de administración de Iberia, BA Holdco e International Airlines Group (IAG) hayan suscrito el proyecto común de fusión, mediante el cual esta última absorberá a ambas compañías.

Para ello, Iberia filiará previamente toda su actividad a favor de una sociedad denominada Iberia Operadora, que sucederá a la aerolínea sin solución de continuidad en todo su negocio.

El proceso implicará la transmisión de todos los activos y pasivos de Iberia -previa amortización de su autocartera- a Iberia Operadora mediante la transferencia en bloque de todo su negocio, tras lo que Iberia recibirá todas las nuevas acciones de dicha compañía.

Como resultado de la operación, Iberia pasará a ser la compañía 'holding' de Iberia Operadora, que continuará con el ejercicio del negocio en las mismas condiciones que lo gestiona actualmente Iberia.

Por su parte, y en virtud del 'scheme of arrangement', la sociedad BA Holdco pasará a ser titular de British Airways, pasando los accionistas de esta última -excepto Iberia- a ser accionistas de BA Holdco.

Finalmente se llevará a cabo la fusión mediante la absorción de Iberia y BA Holdco por parte de IAG, que pasará a ser titular de las dos aerolíneas, resultando en un cuerpo único de accionistas.

Según se estableció, los accionistas de BA recibirán una nueva acción ordinaria de IAG por cada participación ordinaria que posean en la aerolínea británica, mientras que los accionistas de Iberia recibirán 1,0205 nuevos títulos ordinarios por cada acción ordinaria que posean en la compañía española.

Condiciones previas a la fusión

La ejecución de la operación está sujeta a la aprobación por parte de la Comisión Europea y por la junta general de accionistas de BA e Iberia, que se celebrará el próximo mes de noviembre.

Además, los titulares de la aerolínea española podrán resolver el contrato si el acuerdo final alcanzado entre BA y los 'trustees' de sus fondos de pensiones es impugnado por el regulador de pensiones de Reino Unido o no resulta satisfactorio a juicio razonable de Iberia.

La compañía española dispone de un plazo máximo de tres meses para ejercitar este derecho de resolución desde el momento en que el referido acuerdo se someta al regulador de pensiones británico.