Datos facilitados a la CNMV

BBVA ganó 1.730 millones hasta abril y tiene garantizada el 35% de la deuda del grupo

BBVA obtuvo hasta abril un beneficio neto atribuido al grupo de 1.730 millones de euros, según datos facilitados por la entidad al organismo supervisor de los mercados de Estados Unidos y España, en los que también consta que el 35% de la deuda del grupo estaba garantizada.

En concreto, el folleto cifra en 44.085 millones de euros la deuda a corto plazo del grupo que incluye pagarés, bonos, obligaciones y deuda subordinada con un vencimiento residual de hasta un año a partir del 30 de abril 2010.

Asimismo, las emisiones a largo plazo de la entidad ascendían al cierre del primer cuatrimestre a 75.599 millones de euros, de los que 5.255 millones correspondían a participaciones preferentes. El 35% del total de la deuda emitida por el Grupo corresponde a cédulas hipotecarias garantizadas con préstamos hipotecarios.

Asimismo, en el folleto consta que las reservas de la entidad alcanzan los 27.134 millones de euros y que las acciones ordinarias en poder de las sociedades consolidadas alcanzan los 447 millones de euros a 30 de abril de 2010.

BBVA 5,77 2,34%

La entidad aún no ha publicado los datos correspondientes al segundo trimestre del año, pero el banco cerró los tres primeros meses del año con un beneficio atribuido de 1.240 millones de euros, con lo que previsiblemente el grupo cerrará el segundo trimestre con un fuerte incremento de sus resultados.

González defiende la "excelente reputación" de España en ajustes fiscales

El presidente del BBVA, Francisco González, defendió hoy la "excelente reputación" de España en llevar a cabo ajustes fiscales, pero incidió en que las tareas pendientes son la reforma de las pensiones y de la sanidad pública, del mercado de trabajo y la reestructuración de las cajas de ahorros.

"España tiene una excelente reputación en ajustes fiscales", afirmó González, durante su intervención en la sesión de consejeros regionales de BBVA Bancomer celebrada en el marco del consejo de administración reunido en México, a la que asistió el presidente de la República Mexicana, Felipe Calderón.

González insistió en que España "tiene una oportunidad histórica" de profundizar en el ajuste fiscal para asegurar el futuro del sistema de protección social, concluir con éxito la reforma del mercado de trabajo y reducir la capacidad instalada del sector financiero mediante la inyección de capital suficiente a aquellas entidades que lo puedan necesitar, así como con el seguimiento y control de las cajas por parte del mercado.

Además, González aseguró que la Unión Europea (UE) y el euro saldrán "muy reforzados" de la crisis una vez se apliquen las medidas de austeridad fiscal, se consolide el desapalancamiento del sector privado, se fortalezca el sector financiero y se consiga una mayor coordinación de las políticas fiscales.

El presidente del BBVA indicó que los Estados Unidos y las economías emergentes han iniciado su recuperación, mientras que la senda de crecimiento europea está siendo "desigual" y "muy incipiente".

González defendió que el BBVA "lo Ha hecho muy bien" en un entorno complejo, y afirmó que la entidad financiera que preside "está preparada para liderar los cambios de la industria financiera del siglo XXI".

En este sentido, el presidente del BBVA afirmó que la entidad tiene una rentabilidad superior a la de los competidores (ROE del 16% frente a un 10,7% del sector), un nivel de eficiencia a la cabeza de la industria financiera (un 40,4%) y una posición de solvencia (un 13,4%) y de liquidez, muy fuertes. "Todo ello, sin ningún tipo de ayudas públicas, ni capital, ni liquidez, ni avales", apostilló.

González consideró que el proceso de reconversión de la industria financiera mundial es "imparable" y que deja a las entidades con una única alternativa "o reconvertirse o desaparecer".

Por último, el presidente del BBVA recordó que para afrontar todos estos retos, el grupo está construyendo desde 2007 "una súper plataforma tecnológica", bajo un nuevo modelo de relación con los clientes basado en una distribución física y virtual.