Contra la reforma laboral

Los sindicatos nacionalistas vascos, "muy satisfechos" con el apoyo "mayoritario" a la huelga

ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, EHNE e Hiru se mostraron hoy "muy satisfechos" con el respaldo logrado por la convocatoria de huelga general, "mayoritario en los diferentes sectores y empresas". Según explicaron, el 65% de las empresas del sector industrial vasco ha obtenido un seguimiento de más del 70% de los trabajadores y el apoyo en la administración se ha elevado al 55% de los empleados en la autonómica y oscila entre el 60 y el 70% en los ayuntamientos de las capitales.

Responsables de los seis sindicatos comparecieron esta tarde en rueda de prensa para realizar una primera valoración del desarrollo de la huelga convocada en Euskadi y Navarra contra la reforma laboral, con la que dijeron estar "muy satisfechos". En función de los datos ofrecidos, más de 65.000 personas participaron en las movilizaciones celebradas en las tres capitales vascas y la navarra.

Los sindicatos consideran que el "amplio" respaldo de la convocatoria permite hablar de "una gran huelga general" en Euskadi y de "un resultado significativo" en Navarra.

El secretario de comunicación de ELA, Patxi Agirrezabala, destacó que, en esta jornada de huelga, "no estaba en examen la clase trabajadora", sino quienes han impulsado una reforma laboral que "atenta de manera muy dura contra los derechos de los trabajadores" y "han suspendido". "Es de puro ridículo que pretendan esconder una realidad que se ha visto en las calles", señaló.

Por su parte, el dirigente de LAB Javi Garnika indicó que la respuesta obtenida por esta convocatoria pone en evidencia que los trabajadores vascos no están dispuestos a que se "imponga desde Madrid" la reforma laboral, especialmente en el actual contexto de crisis y teniendo en cuenta que "seguramente no será la única reforma a corto plazo".

Además de reclamar la "retirada inmediata" de la reforma laboral, insistió en que "en las empresas y en el marco de negociación colectiva intentaremos hacer todo lo posible para que esto no tenga eficacia". Garnika demandó una modificación de las políticas públicas en Euskadi y Navarra y la puesta en marcha de instrumentos que permitan "un diálogo social, pero no en los parámetros que vemos actualmente".

Del mismo modo, Agirrezabala señaló que el actual diálogo social está diseñado para "dar cobertura a las políticas de los gobiernos, amparo y protección", además de para que "la patronal no vea tocados en absoluto ninguno de sus privilegios".

Los sindicatos están valorando la posibilidad de presentar en los próximos días recurso contra el decreto de servicios mínimos establecidos por el Gobierno vasco, que consideran "abusivo" y pretende "dificultar el derecho a la huelga".

"æpermil;xito" en la industria

Los responsables sindicales resaltaron el "éxito" alcanzado en el sector industrial vasco, en el que de las 480 de más de 50 trabajadores que han sido contabilizadas (excluidas las empresas con día festivo o en proceso de ERE), el 64,79 por ciento han logrado un paro de más del 70 por ciento de la plantilla, el 16,46 por ciento de entre el 30 y el 70 por ciento de los trabajadores, el 13,75 por ciento de menos del 30 por ciento y de un 5 por ciento no se han conseguido datos.

Por territorios, en este sector, el 80 por ciento de las empresas guipuzcoanas, un 59,14 por ciento de las vizcaínas y un 49,56 por ciento de las alavesas han sumado un apoyo a la huelga superior al 70 por ciento.

En función de los datos aportados por los sindicatos, "han sido numerosísimas" las pymes que han realizado un "paro total". En el sector servicios, consideran la incidencia "muy elevada", con un paro "prácticamente total" en las cadenas comerciales "referentes" del sector textil y alimentación. En el sector minorista de comercio y hostelería la huelga ha sido secundada "de forma amplia" y prácticamente "total" en Guipúzcoa.

También destacan los paros "masivos" en limpieza viaria y de edificios locales, así como en sectores de gestión deportiva y servicios de OTA, mientras que en el sector financiero la incidencia ha sido "parcial" y un "porcentaje elevado" de sucursales ha permanecido cerrado.

Respecto a los servicios públicos, los sindicatos cifran en un 55 por ciento el seguimiento en la administración autónoma. En el Servicio Vasco de Salud el paro ha afectado, según indican, "a todos los ámbitos" aunque "más del 80 por ciento del personal se ve obligado a realizar servicios mínimos". En Justicia, el seguimiento ha sido "desigual", si bien en Guipúzcoa se ha elevado al 75 por ciento, según las cifras sindicales.

En la administración local, estiman que el paro ha tenido una incidencia superior al 60 por ciento en los Ayuntamiento de Vitoria y San Sebastián y ha sido del 70 por ciento en el de Bilbao. Los sindicatos destacan que el paro ha sido "total" en más de una veintena de ayuntamientos.

Además, explican que han funcionado los servicios mínimos en el transporte y que la huelga ha afectado a obras "importantes" en la Construcción, "con gran impacto" en Guipúzcoa y "desigual pero significativo" en el resto de territorios.

En el caso de Navarra, destacaron la incidencia "muy alta" en las industrias de la zona de Sakana y el norte de la comunidad y "significativa" en el cinturón industrial de Pamplona, y "mayoritario" en la industria de alimentación de la comunidad. En el sector público, el seguimiento ha sido "amplio", con paro parciales en el Gobierno navarro, Sanidad, Instituto Navarro de Bienestar Social y en "muchos" ayuntamientos.

El Gobierno Vasco lo sitúa en el 25%

La portavoz del Ejecutivo de Vitoria, Idoia Mendia, ha dicho, con los datos contabilizados hasta el mediodía, que el seguimiento del paro ha sido "desigual y no se puede calificar de una huelga exitosa".

Por su parte, el Gobierno de Navarra ha cifrado la respuesta a la huelga general en la Administración foral en el 2,38%, en total 513 empleados públicos de los 24.854 que hay una vez descontados los 3.322 de servicios mínimos, y desde la delegación del Gobierno han añadido que en la Administración del Estado la convocatoria ha sido secundada por el 2,93% de los empleados.

En el apartado de incidentes, la Ertzaintza ha detenido a tres personas y ha imputado por desórdenes públicos a trece, mientras que ha identificado a varios miembros de piquetes por coaccionar a trabajadores que deseaban incorporarse a sus empleos, según ha informado el departamento de Interior en un comunicado.

Este departamento ha destacado también que dos agentes de la policía vasca han resultado contusionados en Vitoria en los enfrentamientos con varios grupos de personas que, por una parte, bloqueaban la entrada del personal a un centro comercial y, por otra, cortaban el paso del tranvía.

Una empleada de un comercio de Bilbao también ha sido agredida por un grupo de manifestantes que protestaban contra la reforma laboral e intentaban cerrar distintos establecimientos de la capital vizcaína.

Como incidentes más relevantes se recogen el cruce de contenedores en el Casco Viejo de Bilbao para tratar de cortar la circulación del tranvía y los intentos de cortar los accesos por carretera en San Sebastián, Deusto-Bilbao, Santurce y Sestao.

En Navarra, curiosamente los incidentes más destacados se han producido con formaciones políticas nacionalistas de izquierda y contrarias a la reforma laboral, como Aralar y Batzarre, ya que algunos de sus representantes han sido increpados por piquetes.