Medidas de ahorro del Gobierno

S&P advierte de que el recorte del gasto de las CC AA podría ser insuficiente

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's advirtió hoy de que el reciente acuerdo entre el Gobierno y las comunidades autónomas para reducir el gasto de las 17 autonomías supone un "paso positivo", aunque podría "no ser suficiente" en el caso de que los ingresos sean menores de lo previsto.

La calificadora de riesgos considera que el "Acuerdo marco sobre sostenibilidad de las finanzas Públicas" ayudará a las CC AA en la consolidación fiscal mediante recortes de gastos y una supervisión más estricta de los objetivos financieros.

Asimismo, la agencia destaca el compromiso de las regiones para destinar el ahorro derivado de las medidas de austeridad del Gobierno a cumplir los objetivos fiscales en vez de invertir en otras áreas.

En este sentido, S&P señala que dicho acuerdo cuenta con objetivos presupuestarios más ambiciosos que los contemplados en el plan de estabilidad para España, enviado por el Gobierno a Bruselas en enero de 2010, al pretender reducir el déficit presupuestario de las comunidades en 12.600 millones de euros adicionales entre 2010 y 2013.

Además, para vigilar más de cerca el endeudamiento, el Gobierno central autorizará el recurso a la deuda mediante un proceso gradual, que sólo será autorizado si la región demuestra que cumple los objetivos fiscales acordados.

"Pensamos que el acuerdo refleja un cambio significativo de actitud por parte de los gobiernos regionales (...) A diferencia de intentos anteriores, este acuerdo recibió la aprobación unánime por parte del Consejo de Política Fiscal y Financiero", destaca la agencia, que sugiere que los gobiernos regionales han comprendido los desafíos impuestos por la consolidación fiscal y la necesidad de una mejor coordinación con el Gobierno central.

No obstante, S&P advierte de que estos esfuerzos de consolidación fiscal resultarán positivos para la solvencia de las regiones, aunque advierte de que existen desafíos para cumplir los objetivos, como la rigidez de los gastos operativos, la tentación de mantener el gasto en inversiones y la posibilidad de que los ingresos no cumplan las expectativas.

Así, la agencia señala que los gastos operativos de las regiones han crecido un 9% de media desde 2003 y apunta que la voluntad de recorte del gasto por parte de las CC AA quedará reflejado al cierre del presente ejercicio y en los presupuestos de 2011.

"Pensamos que los ingresos podrían ser inferiores a las estimaciones oficiales debido a que los ingresos de las regiones están estrechamente ligados al crecimiento del PIB", apunta la agencia, que augura un crecimiento débil en los tres próximos años, por lo que prevé que las autonomías deberán acometer mayores recortes para cumplir los objetivos fiscales.