Demanda judicial

Gullón pide que se inhabilite a la ex presidenta y al ex director general para administrar empresas

Galletas Gullón ha pedido en una demanda judicial que se declare a la ex presidenta, María Teresa Rodríguez, y al ex director general de la empresa, José Miguel Martínez Gabaldón, "inhabilitados e incompatibles para ejercer los cargos de administradores de derecho y de hecho de sociedades mercantiles y, en particular, de Galletas Gullón y de sus filiales".

Esta petición forma parte de la demanda presentada en el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Cervera del Pisuerga (Palencia) contra Martínez Gabaldón por la "compra irregular" de los terrenos sobre los que se asienta una de las plantas de la galletera y por la posterior firma de un contrato de arrendamiento con la ex presidenta cuyas condiciones la empresa califica de "abusivas y leoninas".

Según informó hoy Galletas Gullón, la Audiencia Provincial de Palencia ha dictado un auto en el que estima parcialmente un recurso presentado por la empresa contra la declinatoria de jurisdicción decretada por el Juzgado en relación con esta demanda.

Fuentes próximas a María Teresa Rodríguez, por su parte, indicaron a Europa Press que "no es más que una demanda y los jueces valorarán su contendido". De momento, ante una demanda "muy compleja", la Audiencia ha determinado qué parte se deberá tramitar por la vía civil y qué parte por la contencioso-administrativa.

El ex director general, según Galletas Gullón, había solicitado la declinatoria de jurisdicción por entender que la competencia correspondía al contencioso administrativo. Ante esta decisión, la compañía presentó un recurso de apelación que ahora ha sido estimado parcialmente por la Audiencia Provincial, lo que "significa que se reanuda el proceso en el Juzgado número 2 de Cervera".

Resarcimiento por daños y perjuicios

Entre otras reclamaciones, la empresa pide que se declare nulo íntegramente el contrato de arrendamiento de los terrenos, fechado en Aguilar de Campoo el 25 de mayo de 2009, y que se condene a Martínez Gabaldón, a su esposa (Nuria Canal) y a María Teresa Rodríguez solidariamente al "resarcimiento de daños y perjuicios causados y que se causen a Galletas Gullón, por la suscripción del citado contrato".

Asimismo, reclama que se declaren nulas las adquisiciones por Martínez Gabaldón y Nuria Canal de las fincas sobre las que se asienta Gullón II y se reconozca que su titularidad corresponde a Galletas Gullón. También demanda que "se condene a los tres demandados a cumplir las condenas solicitadas inmediatamente dados los graves daños que está causando a Galletas Gullón".

La compañía explicó que basa su demanda en la nulidad de este contrato, que incluye, entre otras condiciones, la obligación a la empresa a renunciar a su derecho de adquirir el suelo donde tiene instaladas sus fabricaciones, "en beneficio de los propietarios".

El contrato fija además un "extraño derecho de opción de compra sólo ejecutable el año 14 (último del contrato) y a unos precios de compra abusivos y desorbitados", según criticó Galletas Gullón, que señaló que además se fuerza a la empresa a comprar a este precio, "pues de lo contrario, si no compra los terrenos se quedan con la fábrica construida en los mismos".

Además, la empresa denunció la "extralimitación" de facultades de María Teresa Rodríguez y la "ocultación", tanto por el director general cesado como por la presidenta, de la firma del contrato al consejo de administración a la sociedad.

Medidas cautelares

El consejo de administración había solicitado como medidas cautelares en este proceso el embargo preventivo de la finca y de todas las acciones del capital social de Galletas Gullón de las que sean titulares Martínez Gabaldón y su esposa. Además, ha solicitado otras medidas complementarias tras conocer la pignoración de los paquetes de acciones de María Teresa Rodríguez y Martínez Gabaldón.

La compañía aseguró que el ex director general ha manifestado su intención de vender a la compañía los terrenos, pero criticó que "éste ha incumplido su compromiso".