Acusado de haber hecho perder al banco 4.900 millones

La Fiscalía pide cinco años de cárcel para el ex 'broker' de Société Générale

La Fiscalía del Tribunal Correccional de París pidió hoy cinco años de cárcel, cuatro de ellos de cumplimiento efectivo, para el antiguo operador de mercados de Société Générale Jérôme Kerviel, acusado de haber hecho perder al banco 4.900 millones de euros a comienzos de 2008.

Los representantes del Ministerio Público consideraron que Kerviel es "un profesional del fraude" muy entrenado y "cínico" que había organizado "un sistema organizado, metódico, continuo" para "traicionar la confianza" de sus superiores y sus colegas de Société Générale.

Uno de ellos, Jean-Michel Aldebert, lo calificó de "manipulador", "tramposo" y "mentiroso" responsable de "un traumatismo planetario".

Contra Kerviel, que tiene 33 años y pasó un mes de prisión provisional después de que se destapara el escándalo a comienzos de 2008, pesan acusaciones -en particular abuso de confianza y falsificación- susceptibles de acarrearle una condena de hasta cinco años de cárcel y 375.000 euros por daños y perjuicios.

SOCIETE GENERALE 25,26 -1,81%

Los abogados de Société Générale habían solicitado ayer que en su sentencia el tribunal estableciera para el banco francés, que se ha constituido en acusación particular, una indemnización de 4.900 millones de euros equivalente a las pérdidas que le atribuyen a Kerviel.

Los letrados de la entidad financiera, que dijeron ser conscientes de que el antiguo 'broker' no les iba a poder dar ese dinero, habían precisado que esa cifra no constituye más que "una parte" del perjuicio sufrido por la entidad con las operaciones que, según su versión, ocultó a sus superiores de forma fraudulenta.

El acusado ha reconocido durante este proceso que finaliza mañana -cuando quedará visto para sentencia- que traficó algunas de las operaciones pero sólo por la forma, pero que sus superiores en la sala de mercados donde trabajaba estaban al corriente de sus posiciones.

Kerviel, que ha denunciado que Société Générale sólo lo echó cuando perdió dinero, llegó a arriesgar 50.000 millones de euros del banco.