Negocia una nueva propuesta de convenio con sus acreedores

Martinsa regresa a los beneficios tras cerrar 2009 con unas pérdidas de 711 millones

La inmobiliaria Martinsa-Fadesa cerró el pasado ejercicio con unas pérdidas de 711 millones de euros, que representan una mejora del 78% respecto al año anterior, pero a mayo de 2010 ha logrado entrar en beneficios, según ha confirmado hoy el presidente de la compañía, Fernando Martín.

Martín ha presidido hoy en A Coruña la junta general de accionistas de la compañía -en concurso voluntario de acreedores (antigua suspensión de pagos) desde julio de 2008-, ante la que ha desvelado que la empresa está negociando una "nueva propuesta de convenio con sus acreedores más acorde a las circunstancias presentes del mercado inmobiliario y que permita realizar un proyecto de continuidad de la actividad".

Ha recordado que la administración concursal estableció que el plan de viabilidad se basaba en un amplio conjunto de hipótesis, como la evolución económica, y ha resaltado que "la situación ha cambiado porque la crisis no ha remitido como se esperaba" y los mercados inmobiliarios "han seguido retraídos más allá de lo esperado". "A la vista de los acontecimientos la situación debe ser revisada ya que los circunstancias han cambiado con una celeridad y profundidad sencillamente imprevisibles", ha manifestado.

Ha anunciado a los accionistas que Martinsa-Fadesa "está estudiando con sus principales acreedores financieros los términos económicos en los que se basó la propuesta de diciembre de 2008". "Debemos hacer el esfuerzo que sea necesario para firmar un acuerdo satisfactorio para todos y lograr un convenio que pueda cumplirse y satisfaga a los acreedores", ha indicado.

No obstante, el presidente de la inmobiliaria ha agradecido a las entidades financieras su "abierta actitud" en un momento de dificultades como el actual.

Ha afirmado que 2009 ha sido un año "difícil" en el que se ha puesto de manifiesto la capacidad de trabajo de los profesionales de la empresa y ha asegurado que ese esfuerzo "no ha sido baldío" porque "cada paso dado ha estado orientado a adaptar el negocio y la organización a las características de un mercado inmobiliario muy diferente al que se conocía".

"Los cambios nos imponen la obligación de actualizar el modelo de relación con el entorno, como los clientes y el urbanismo", ha recalcado Martín, que ha añadido a continuación que "frente a esos retos Martinsa-Fadesa ya está preparara".

Acicate para repensar las claves del negocio

Ha destacado que la "crisis particular" de Martinsa-Fadesa "explicitada en el concurso de acreedores" en el que se encuentra la empresa "ha sido el mayor acicate para repensar las claves de la actividad empresarial".

Ha agregado que la compañía "ha definido un nuevo modelo basado en la promoción y en la gestión de suelo" y "diseñado una nueva estructura introduciendo sistemas de gestión para lograr una mayor eficacia". "Además, hemos saneado la organización en todos los aspectos y con este bagaje y el apoyo decidido de nuestros acreedores, estaremos en disposición de volver a ser una referencia en el sector español e internacional", ha subrayado.

Ha recordado que desde que la compañía entró en concurso de acreedores en 2008 se han realizado más de 140 acciones urbanísticas que totalizan más de 17 millones de metros cuadrados potencialmente edificables y se han entregado más de 5.000 viviendas, además de cerrarse otras 3.000 operaciones de pre-venta.

"Momento decisivo"

Ha apuntado que Martínsa-Fadesa atraviesa un "momento decisivo" para su desarrollo futuro y ha incidido en que "es ahora" cuando la empresa" tiene que demostrar a las entidades financieras y a sus clientes que se han puestos unas "bases sólidas" para que la empresa "perdure en el tiempo con todas las garantías".

Martín ha precisado que los resultados de 2009 han estado determinados por la situación económica de "extraordinaria crisis" y ha valorado que el balance del ejercicio "ofrece síntomas de una leve mejoría y alienta una visión moderadamente optimista".

En este sentido, ha avanzado que al cierre del primer trimestre de 2010 se han reducido las pérdidas en un 90 por ciento con respecto al mismo periodo de 2009 y ha recalcado que, "por primera vez en dos años, a 30 de mayo de 2010 la compañía ha vuelto a entrar en beneficios".

"Martinsa-Fadesa es hoy un proyecto vivo, perdurable y solvente, si nos dejan", ha concluido el presidente de la compañía.