Provocaría un período prolongado de crecimiento lento

La CE cree que España puede necesitar hasta 7 años para reducir deuda privada

La Comisión Europea calcula que España puede necesitar entre 5 y 7 años para reducir el excesivo endeudamiento de su sector privado, lo que puede provocar un largo período de débil demanda interna y bajo crecimiento.

España muestra un nivel de endeudamiento del sector privado (hogares y empresas no financieras) de 61 puntos porcentuales del PIB por encima de la media europea, lo que puede requerir de 5 a 7 años de ajuste a un ritmo del 6,1% del PIB anual (equivalente al superávit que tuvo su sector privado en 2009).

Por encima de ella se sitúan solo Irlanda, con una desviación de 118 puntos, y Portugal, con 85 puntos.

La primera necesitaría de 3 a 4 años para reducir su desviación en un tercio, a una velocidad de ajuste del 11,4% del PIB por año, según la CE.

En su informe trimestral sobre la situación de la zona euro, publicado hoy, el Ejecutivo de la UE analiza de forma especial cómo ha afectado la crisis financiera a las diferencias de ciclo económico entre los miembros de la Eurozona.

Bruselas constata que, entre 2006 y 2008, aparecieron signos de divergencia dentro de la zona que atribuye a la evolución registrada en cuatro países: Grecia, España, Irlanda y Finlandia.

En ellos, una "demanda privada excesiva" alimentada por un "crecimiento del crédito sin precedentes" explicaría el comportamiento observado.

Aunque la crisis reciente ha tenido como efecto volver a alinear el ciclo económico de esos estados con el resto de la zona, tras la severa corrección ocurrida en la demanda privada y el crédito, la Comisión advierte de que la sincronización puede desaparecer de nuevo.

"Las diferencias en el ciclo económico pueden ensancharse de nuevo a medio plazo debido a que los países endeudados pueden sufrir un período prolongado de crecimiento lento", indica el informe.

El ajuste del excesivo endeudamiento del sector privado podría conducir, según el análisis, a procesos prolongados en esos países que impliquen "largos períodos de débil demanda interna y una reestructuración importante en el lado de la oferta".

Para contrarrestarlo, fomentar el crecimiento y contribuir a un mayor alineamiento de los ciclos económicos de esos países, la Comisión recomienda en su estudio "reformas estructurales encaminadas a aumentar la flexibilidad de precios y salarios, y a apoyar la redistribución de recursos".