No iniciará proyectos de carreteras

Fomento rescindirá al menos 40 contratos de obras públicas

El Ministerio de Fomento trabaja contra el reloj para tener listo en las próximas semanas el recorte de 3.200 millones de inversión pública que deberá aplicar este año y el de 2011, que no será inferior a esa cifra. Dispone ya de una lista de al menos 40 contratos de obras que tiene previsto rescindir.

Fomento paralizará todas las obras que no estén ejecutadas al 90%
Fomento paralizará todas las obras que no estén ejecutadas al 90%

Los directores de obra de Fomento tienen un mandato claro: "Todo aquel proyecto que no esté en una fase muy avanzada de ejecución debe paralizarse y ser replanteado". Y con esa premisa trabajan en estrecha colaboración con elMinisterio de Hacienda. Fuentes cercanas a ambos departamentos han confirmado a CincoDías que los responsables de aplicar el tijeretazo anunciado por el ministro en el Congreso disponen ya de un listado de al menos 40 contratos de obra pública que van a ser rescindidos. Además, todo apunta a que Fomento ya ha decidido que no va a iniciar ningún proyecto nuevo en carreteras y que el gasto en conservación y mantenimiento deberá reducirse en un 15%.

Y es que el ministerio ha iniciado ya los primeros contactos con las empresas que se verán afectadas por los recortes para establecer las nuevas condiciones de sus contratos. Fuentes del sector explican que Fomento trabaja con tres escenarios posibles.

Así, buena parte de las rescisiones serán de contratos ya adjudicados pero no iniciados. En un segundo escalón se situarían las suspensiones que van a producirse de tramos adjudicados, que se encuentran ya en obras, pero en una fase aún inicial.

Y en tercer lugar, se analizará una a una el resto de obras. "Allí donde sea más caro parar que terminar, porque hay que costear la retirada de la maquinaria, se finalizarán los trabajos. En el resto, se ralentizarán para no tener que pagar las certificaciones de obra hasta más adelante", explican desde una de las constructoras a las que ha consultado el ministerio.

La orden parece clara, "sólo culminarán los proyectos a los que apenas les quede pintar y señalizar, aquellos con un grado de ejecución de en torno al 90%", afirman desde otra empresa. En paralelo, se paraliza toda la licitación, cuyas cifras ya han sufrido cuantiosos descensos desde enero (ver ilustración). Prueba de ello es la suspensión decretada a diversos estudios informativos, como los de las conexiones viarias de Sevilla a la frontera portuguesa o el tramo Zafra-Huelva.

Pero ¿qué criterios está utilizando Fomento para decidir qué obra pasa a cada estadio? Desde el ministerio piden paciencia, ya que son partidarios de analizar cada obra por separado. "Se tendrá en cuenta el estado de los trabajos, pero también se analizará si se trata de infraestructuras prioritarias o su conclusión puede esperar", asegura un portavoz. Además, frente a la programación de obras tradicional, en la que no solía calcularse cuánto costaría después su conservación, a partir de ahora tener en cuenta esa variable será obligatorio.

Y una vez decidida la rescisión del contrato, ¿qué salida les queda a las empresas? La normativa vigente establece el pago del 6% de lucro cesante y en algunos contratos compensaciones adicionales si el proyecto requiere inversiones cuantiosas en maquinaria, por ejemplo.

Algunas empresas denuncian que cuando han tratado de pactar con la Administración este cobro, por regla general se les niega y acusan a Medio Ambiente de haber llegado a presionarles para que no acudan a los tribunales. "Con esa premisa ya estamos acostumbrados a trabajar, pero el problema es que hay empresas que no podrán aguantar un recorte de esta envergadura", añaden en una patronal.

Gana adeptos el pago por usar las infraestructuras y la 'euroviñeta'

José Blanco ya dijo en el Congreso que el ritmo de inversión en infraestructuras vivido en los últimos años en España no volverá. De hecho, animó a todos los grupos parlamentarios a abrir un debate sobre si las infraestructuras deben financiarse con impuestos, por todos los contribuyentes, o por aquellos ciudadanos que las utilizan, vía peajes en todas sus modalidades.

En esa disyuntiva se encuentran también los responsables de Fomento en la actualidad. Y es que además de dónde recortar, los técnicos evalúan cómo obtener ingresos adicionales. Fuentes del sector constructor aseguran que gana adeptos entre el Gobierno la idea de cobrar por el uso de las infraestructuras. De hecho, la secretaria general de Infraestructuras, Inmaculada Rodríguez-Piñero confirmó a Cinco Días que se está estudiando aplicar la denominada euroviñeta, el peaje a los vehículos pesados por transitar por las autovías.

Las empresas reclaman que se valore su situación previa

Preocupación, incertidumbre, pánico son algunos de los términos con los que definen las empresas la situación por la que atraviesan en estos momentos.

"Con la licitación cayendo desde comienzos de este año, el plan de recorte anunciando y la posibilidad de no recuperar ni el lucro cesante, si se confirman las informaciones que nos llegan, después del verano las empresas pueden llegar a perder hasta el 90% del trabajo en cartera", subrayan en otra de las patronales. Por ello, todas las asociaciones empresariales reclaman que se opte mayoritariamente por las suspensiones temporales en lugar de las rescisiones definitivas y que se valore la situación por la que atraviesa la constructora adjudicataria del contrato (tamaño, número de obras públicas con las que cuente, entre otros). Sin embargo, admiten que no van a caer en la confrontación, "tenemos ánimo constructivo, creemos que es el momento de sumar".