La opinión de los expertos

Los analistas ven prematuro hablar de cambio de tendencia

El Ibex ha recuperado soportes importantes, lo que le abre la puerta a más subidas.

Los analistas ven prematuro hablar de cambio de tendencia
Los analistas ven prematuro hablar de cambio de tendencia

El castigo ha sido muy fuerte y aún es muy temprano para que los expertos cambien de opinión. Hasta el miércoles, cuando el Ibex optó por variar de rumbo y subir un 10,2% en tres jornadas, el selectivo acumulaba unas pérdidas cercanas al 28% en 2010, con más de 10 valores con desplomes anuales superiores al 30%. Cualquier otra referencia que se cite apuntaba en la misma dirección, e incluso algunos gestores temían que el índice de referencia se acercase peligrosamente a los mínimos de los 6.800 puntos de marzo de 2009. Con estos precedentes, los analistas se muestran aún muy cautos; creen que la volatilidad seguirá, pero también que las penalizaciones más graves puede que se hayan superado.

Pero ¿cuál es la naturaleza de estas subidas superiores a las de otros índices europeos? ¿Es un clásico rebote desde muy abajo o se puede hablar ya de un sólido cambio de trayectoria? Para Pablo García, director de renta variable de Oddo Securities, para modificar la tendencia sería necesario que las subidas se produjesen con más volumen de negociación.

Dicho esto, añade que, a las valoraciones actuales, el potencial de recorrido al alza de algunas empresas es enorme. Cita como ejemplo a Santander. Otro factor positivo que destaca es el de las previsiones de mejora del beneficio por acción.

Es una opinión, muy compartida, que se refleja además en estadísticas y proyecciones. Según FactSet, el PER (número de veces que el beneficio por acción está contenido en la cotización) de 2010 bajará a 9,5 veces, frente a las 14 veces del ejercicio precedente. En 2006 fue superior a las 14,5 veces.

âscar Germade, de Cortal Consors, habla de subidas más o menos puntuales, frente a un cambio sólido de tendencia. Cree que el Ibex no modificará sustancialmente su sesgo bajista hasta que no supere los 9.900 puntos, el último mínimo relativo de febrero. Por ello, agrega que la recuperación le puede llevar más tiempo que a otros índices que ya han superado esa zona de mínimos.

Para Jesús de Blas, de Crédit Agricole-Mercagentes, el mercado esta completamente enloquecido y sobrerreacciona para arriba y para abajo. "El pequeño inversor está fuera de Bolsa y las últimas subidas bruscas se deben al cierre de posiciones cortas", subraya.

Sea o no una tendencia que llega para desandar parte del camino a la baja de las últimas semanas, Francesc Pau, de GVC Gaesco, señala que es positivo que el Ibex haya cerrado por encima de los 9.500 puntos, pues se abre la puerta hacia el entorno de los 9.800 o 10.000 puntos. En su opinión, esta mejora se ha apoyado en las buenas noticias provenientes del BCE y al éxito de la colocación de la deuda pública española, italiana e irlandesa. Y David Galán, de Bolsageneral.es manifiesta incluso como objetivo posible los 10.300 puntos.

Otra percepción que se comparte es que tras los fuertes descensos, algunas empresas son muy atractivas, ya que el último rally no ha tenido un peso relevante. "Está claro que hay oportunidades por fundamentales, muchas compañías cotizan con un PER y unas rentabilidades muy atractivas", concluye Jesús de Blas.

En esta misma línea se manifiesta Luis Lafón, socio director de Capitalia Familiar. "Muchos valores han sufrido castigos excesivos y hay posibilidades. Por ejemplo, en compañías con gran visibilidad o alta rentabilidad por dividendo, como es Telefónica. Pero, cuidado, no es aconsejable cargar la cartera en estos momentos", añade.

Y Pablo García, de Oddo, asegura que su firma estaba negativa con la Bolsa española. Pero que actualmente, sin que haya cambiado radicalmente de opinión, estima que se puede invertir con cuidados criterios de selección. Entre los factores positivos que destaca, y que pueden ser percibidos por los inversores, están los anuncios del Gobierno de reducción del gasto público y las reformas estructurales.

Factores que pesan

A FAVOR:

- Valoraciones. Las fuertes caídas han dejado a muchas empresas del Ibex y del continuo en general a precios muy atractivos. Incluso los analistas más negativos hablan de castigos excesivos.

- Resultados. No sólo porque los de las empresas del Ibex hayan subido un 20% en el primer trimestre del año. Las previsiones apuntan también a mejoras en el beneficio por acción.

- Perfil y Dividendos. La internacionalización de gran parte de las compañías cotizadas es otro aspecto citado. Y la rentabilidad por dividendo, superior al 6% para trece valores del Ibex.

EN CONTRA:

- Volumen. Los expertos aprecian que para que las últimas subidas se consoliden como tendencia serán necesarias más jornadas alcistas con volúmenes de negociación más fuertes.

- Tensiones. Si el alivio en el mercado de deuda pública ha sido un factor positivo desde el miércoles, los analistas no descartan que un aumento de la prima de riesgo provoque nuevas pérdidas.

- Resistencias. El Ibex ha conseguido superar los 9.500 puntos, lo que le permitirá acercarse a los 10.300. Pero los expertos advierten que el sesgo bajista todavía se mantiene.