Solicitadas por la matriz GM

Merkel dice que no se ha dicho la última palabra sobre Opel, pese al rechazo de las ayudas

La canciller alemana, Angela Merkel, afirma que aún no se ha dicho la última palabra sobre Opel, pese al rechazo expresado por su propio gobierno a conceder las ayudas estatales solicitadas por el consorcio matriz General Motors (GM).

La situación del fabricante de automóviles se abordará con los primeros ministros de los 'Länder' con plantas de Opel, dijo Merkel, respecto a la reunión convocada para mañana, en la que se estudiarán posibilidades de ayuda para la plantilla.

Las declaraciones de la canciller siguen al anuncio efectuado por el ministro de Economía, Rainer Brüderle, quien aseguró que no habrá ayuda estatal y que la decisión no ha sido fácil.

"Sé que hay muchos puestos de trabajo en peligro, pero, como ministro de Economía, tengo que defender los principios de la economía social de mercado, y las ayudas a Opel hubieran distorsionado la competencia", dijo Brüderle.

Según Brüderle, GM dispone de al menos 10.000 millones de euros y puede sanear Opel por sus propios medidos.

Opel había solicitado un crédito estatal por valor de 1.100 millones de euros.

GM, muy "decepcionada"

El consejero delegado de Opel, Nick Reilly, dijo hoy que la compañía matriz General Motors (GM) está muy "decepcionada" por la decisión del Gobierno alemán de negar los avales solicitados al fabricante europeo.

Reilly mostró en una conferencia telefónica su sorpresa y consideró que "la decisión es difícil de entender" después de un largo proceso de negociación.

El consejero delegado de Opel aseguró que los estados federados con plantas de Opel (Renania-Palatinado, Renania del Norte Westfalia, Hesse y Turingia) estaban dispuestos a proporcionar los avales públicos.

Reilly explicó que ahora GM estudiará todas las posibilidades de financiación y esperó que no se retracten otros países europeos que ya han asegurado las ayudas, como el Reino Unido y España.

Reilly añadió que el proceso de reestructuración se va a retrasar algo después de la decisión del Gobierno alemán y cifró el hueco financiero de Opel en 400 millones de euros.

El directivo explicó que el Reino Unido ha asegurado ayudas por unos 330 millones de euros y España por una cantidad similar.

El comité de empresa de Opel criticó que el Gobierno alemán haya rechazado conceder avales a la empresa automovilística a diferencia de lo que han hecho los gobiernos de otros países europeos donde la matriz General Motors también tiene filiales.

El presidente del comité de empresa de Opel, Klaus Franz, dijo hoy que "es incomprensible por qué el Gobierno alemán, a diferencia de otros gobiernos en Europa con fábricas de Opel, ha decidido rechazar la solicitud de avales estatales".

Franz dijo recientemente que España, Reino Unido, Austria, Hungría y Polonia han confirmado ayudas estatales por valor de 800 millones de euros.