Mercado interbancario

El mercado cierra el grifo de la liquidez a la banca española

El cierre del mercado interbancario está produciendo un estrangulamiento en la obtención de liquidez para la banca, sobre todo la española, a la que ningún grupo extranjero le presta. Las entidades prefieren perder rentabilidad a cruzar fondos con sus homólogos, "y más si son españoles", asegura un directivo. La banca foránea ha cerrado por completo el grifo a las entidades nacionales desde el viernes. Las colocaciones de bonos, incluso con aval del Estado, también se han bloqueado para todos los bancos del país.

El mercado cierra el grifo de la liquidez a la banca española
El mercado cierra el grifo de la liquidez a la banca española

Nuevo récord, aunque ya no sorprende. El Banco Central Europeo (BCE) comunicó ayer que los bancos europeos depositaron en sus arcas 361.692 millones de euros a un día, batiendo nuevamente la marca del viernes pasado, cuando colocaron 350.903 millones de euros en el instituto emisor. La crisis de endeudamiento de los países de la zona del euro y la incertidumbre sobre el crecimiento ha llevado a los bancos a depositar su efectivo en el BCE pese a que la entidad monetaria les ofrece una rentabilidad mucho menor que la que pueden conseguir en el mercado de dinero.

Las entidades reciben por estos depósitos un interés del 0,25% a un día. La razón de esta decisión generalizada de la banca europea es que prácticamente no se cruzan fondos en el mercado interbancario, y prefiere obtener bajas rentabilidades, pero seguras, que arriesgarse a conceder un crédito a un día a un homólogo. "Nadie se fía de nadie, pese a que se puedan conseguir mayores remuneraciones financiando a otro banco", asegura un ejecutivo del sector. Pero su opinión es generalizada. "Lo peor es que hace una semana coincidiendo con la bajada del rating de Fitch a tres entidades valencianas -Bancaja, CAM y Banco de Valencia- y a Banco Sabadell la banca española sufrió una fuerte penalización en el interbancario a causa de la desconfianza que genera el país. Pero algo nos prestaban. A un alto precio -al 1%, 70 puntos básicos más que la media en Europa-, pero existía un cierto movimiento. Ahora ninguna entidad extranjera nos financia en el interbancario", señala otro ejecutivo de un banco mediano. Lo cierto es que la penalización a la banca española es tan alta que tampoco puede emitir. "Desde hace varias semanas nadie emite, ni siquiera con aval del Estado. Ni Santander ni BBVA, bancos de reconocida solvencia, pueden colocar bonos. Incluso la Generalitat catalana no pudo la semana pasada realizar una emisión y tuvo que retirarla. Pasa en toda Europa, pero la situación es más grave en España", afirma otro directivo.

Un ejecutivo de una caja recuerda que el problema es que nadie quiere la deuda española como aval para financiarse a un día. Sólo los grandes bancos españoles logran obtener alguna financiación, pero con bonos de otros países como Alemania, con la nacional nada de nada".

"Los bancos no emiten ni con aval del Estado. Tampoco los grandes", dicen los expertos

La situación del interbancario comenzó a empeorar "con síntomas similares a la de septiembre de 2008, a raíz de la caída de Lehman Brothers, la semana pasada. Pero el viernes ya se cerró por completo el mercado, aunque pensábamos que el lunes podría recuperarse algo. No fue así. Sigue cerrado y sin visos de recuperarse. Llevo muchos años como tesorero en banca y no recuerdo una situación similar", asegura el director de tesorería de otro banco.

El presidente de una caja de ahorros coincidió ayer con esta opinión. "Así no podemos dar créditos a nuestros clientes. Sólo podemos financiarnos a través del BCE al 1%. La apelación al Banco Central Europeo de la banca española es ya del 15%. Hace un año era del 12% y hace algo más de dos, del 10%", recuerda.

Una reunión de tesoreros para buscar soluciones

Todas las entidades consultadas aseguran que el nerviosismo en los mercados financieros aumenta, lo que se refleja en un incremento de los tipos de interés en el mercado interbancario. El euribor a tres meses subió ayer hasta el 0,713%, el nivel más alto este año. Pero aunque es generalizado el temor la banca española parece sufrir más las consecuencias de la desconfianza. "El mercado no confía en España, y eso nos está penalizando más que al resto del sistema financiero europeo y eso que en general somos más solventes", reivindica un directivo bancario.

Ante esta situación los responsables de tesorería de prácticamente todos los bancos españoles se reunieron el lunes para buscar soluciones. Asistentes al acto afirman que este tipo de actos son normales, aunque reconocen que "entre todos forzamos reunirnos antes que en otras ocasiones. La situación lo requiere".

La UE presionará al G-20 para fijar una tasa global para la banca

Los ministros de Finanzas de la UE decidieron ayer que los líderes europeos "deberían mostrar una determinación clara" durante la próxima cumbre del G-20 para poner en marcha una tasa global a la banca, destinada a recuperar el dinero gastado en la crisis financiera e instaurar un fondo para cubrir hipotéticos rescates bancarios en el futuro.

La ministra de Economía española, Elena Salgado, que presidió la reunión del Ecofin celebrada ayer en Luxemburgo, se lamentó de que los ministros de Finanzas del G-20 no lograran alcanzar un acuerdo sobre este asunto durante la cumbre que se celebró este fin de semana en Busán (Corea del Sur).

Por este motivo, consideró adecuado que los líderes europeos muestren una "determinación clara a este respecto" en la cumbre de las principales potencias industriales y países en desarrollo (G-20) que se celebrará en Toronto (Canadá), a finales de junio.

Emisión del Tesoro

Una prueba de fuego para comprobar si el mercado comienza a confiar en las medidas anunciadas por el Gobierno será la emisión de deuda a tres años que realizará el Tesoro esta semana. "Entonces sabremos si hay posibilidad de que se nos abra algo el mercado", aseguran los analistas.