Salen del órgano los independientes

T-Solar disolverá el consejo que creó para salir a Bolsa antes de verano

La firma de energía solar participada por Isolux, T-Solar, ha decidido desmembrar el consejo que diseñó para impulsar su salida a Bolsa, que quedó paralizada a finales de abril. Se retiran los independientes, entre ellos Honorato López Isla, y se quedan los dominicales.

Apenas mes y medio después de anunciar que aplazaba su salida a Bolsa por considerar que el recorte de primas a la industria fotovoltaica insinuada por el Gobierno sembraba la incertidumbre en el sector, T-Solar se propone disolver el consejo que preparó para embarcarse en la operación. Según fuentes implicadas en el proceso, la decisión ya está tomada. Puesto que ya no será necesario un aparato tan voluminoso, el órgano volverá a quedar compuesto por los consejeros dominicales que representan al accionariado de la compañía que dirige Juan Laso, dominada por Isolux.

Salen, pues, los consejeros independientes contratados para cumplir con las exigencias de la CNMV. Entre éstos están Honorato López Isla, ex consejero delegado de Unión Fenosa; José María Michavila, ex ministro de Justicia; y Francisco Luzón, presidente de la División América del Banco Santander. La abogada Marta Colls Peyra y Juan Manuel Hoyos Martínez de Irujo completaban la lista. Los otros diez miembros del consejo permanecerán. El presidente, Marcial Portela, y el consejero ejecutivo Juan Manual Laso. A ellos se suman los ocho dominicales: Luis Delso, José Gomis, Ángel Serrano, Juan Oderiz, Xabier Alkorta, Antonio Pulido, Antonio Sánchez y José Luis Pego.

El plan de expansión trazado por la empresa especializada en energía solar contemplaba la captación de unos 300 millones de euros ampliando capital en Bolsa hasta alcanzar entre un 25% y un 30% de la sociedad. La oferta de suscripción estaba orientada a su expansión internacional: la misma T-Solar informó que tiene previsto invertir 1.200 millones de euros hasta 2012 en la construcción de centrales fotovoltaicas de gran tamaño en Italia, Francia, India, Estados Unidos y algunos otros países de Latinomericana, como es el caso de Perú.

La firma decidió no cotizar por considerar inestable el marco de primas del Gobierno

Críticos con el Gobierno

Sin embargo, la compañía que dirige Juan Laso frenó en seco el pasado 27 de abril la operación debido a la incertidumbre creada por el Gobierno con el previsto recorte de primas a las industrias fotovoltaicas, al que se acusó de generar inseguridad jurídica en el sector.

"La postura ambigua de Industria ante los rumores sobre una posible modificación retroactiva del marco retributivo de las energías renovables ha obligado a T-Solar a aplazar la colocación", señaló la empresa.

La decisión del consejo de administración siguió la recomendación de los bancos colocadores, que habían percibido un clima de desconfianza en el entorno de los inversores hacia el negocio de las renovables en general.

En este contexto, el recorte del consejo previsto para una T-Solar en Bolsa es un movimiento normal en estos casos, a la vista de que la empresa ha tenido que adaptar sus planes de expansión a una nueva realidad.

La mayor planta fotovoltaica del país

Mientras se decide la política del Gobierno en torno a la remuneración o no a la industria fotovoltaica, T-Solar continúa centrado en su negocio, particularmente en el mercado español.

El último paso dado en este sentido es la entrada en funcionamiento de la central de Saelices, Cuenca, de 11,38MW de capacidad instalada. Ocupa una superficie de 60 hectáreas. Según la empresa, generará más de 17 GWh anuales de electricidad limpia, evitando la emisión de más de 6.100 toneladas de CO2 al año.

Dicha potencia la convierte en la primera planta fotovoltaica de gran tamaño construida en el país con módulos de silicio amorfo hidrogenado, componentes éstos producidos en la fábrica que tiene T-Solar en Orense.

Al margen de esto, la empresa energética también ha empezado a instalar plantas en tejados. Las primeras han sido para la Universidad Autónoma de Madrid, a la que se han colocado placas en 12 edificios. También se ha hecho lo propio en la ya citada factoría de Orense de T-Solar.