En Estados Unidos

General Motors llama a revisión a 1,5 millones de vehículos

El grupo automovilístico estadounidense General Motors ha llamado a revisión 1,5 millones de vehículos fabricados entre 2007 y 2009 en Norteamérica, a causa de un problema en el sistema de limpieza con agua caliente que puede ocasionar riesgo de incendios, informó hoy la compañía en un comunicado.

La multinacional con sede en Detroit (Michigan) señaló que realizará un pago voluntario de 100 dólares (84 euros al cambio actual) a cada uno de sus clientes afectados, lo que supondría un total de 150 millones de dólares (126 millones de euros), como compensación porque este sistema será deshabilitado en el marco de esta campaña de revisión.

General Motors señaló que no ha tenido conocimiento de que este defecto en el sistema de limpieza haya ocasionado algún accidente o que haya habido heridos por este problema. Esta llamada a revisión afecta a vehículos comercializados en Estados Unidos, Canadá y México.

En concreto, la corporación automovilística indicó que del total de 1,5 millones de vehículos afectados, 1,365 millones de unidades son de Estados Unidos, mientras que 98.794 unidades afectadas están en Canadá y 26.228 unidades en México. Las 38.093 unidades restantes fueron exportadas a otros mercados.

El director ejecutivo de Seguridad del grupo, Jeff Boyer, explicó que los análisis realizados por su compañía ponen de manifiesto que se ha producido un "muy reducido" número de incidentes en comparación con el número de vehículos en las carreteras. No obstante, indicó que esta medida se orienta a que sus clientes tengan "una tranquilidad total".

"Siempre queremos estar seguros de que nuestros clientes puedan contar con la seguridad y la calidad de sus vehículos de General Motors", indicó Boyer, al tiempo que resaltó que este sistema de limpieza es una tecnología única suministrada por un proveedor, que ha parado la producción de este elemento. "Queremos dejar claro que el pago voluntario a los clientes es por la pérdida de este elemento, no por la campaña de revisión", explicó.

El sistema de limpieza con agua caliente fue revisado en agosto de 2008 porque podría provocar un cortocircuito y podría sobrecalentar el sistema de control. En ese momento, los concesionarios instalaron un fusible en el cableado de este sistema de calefacción.

General Motors indicó que el Gobierno de Estados Unidos cerró la investigación inicial sobre este asunto y afirmó que desde entonces la compañía ha monitorizado la evolución de este dispositivo, con una comunicación "continua" con la Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico por Carreteras de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés).

En junio de 2009, la empresa localizó dos nuevos fallos en este módulo, después de recibir un informe en el que se había ocasionado humo en el vehículo. Desde ese momento, General Motors afirmó que ha tenido constancia de cinco casos.

Varias marcas afectadas

Los modelos afectados por esta campaña de revisión son las unidades fabricadas entre 2006 y 2009 del Buick Lucerne, del Cadillac DTS, del Hummer H2, así como las producidas entre 2008 y 2009 del Buick Enclave y del Cadillac CTS.

Asimismo, también está incluidos los Cadillac Escalade, Escalade ESV, Escalade EXT, Chevrolet Avanlanche, Silverado, Suburban, Tahoe, los GMC Acadia, Sierra, Yukon, Yukon XL y los Saturn Outlook fabricados entre 2007 y 2009. Además, el Chevrolet Traverse de 2009 también será revisado en el marco de esta campaña.