Francia

El juicio contra el ex bróker de Société que defraudó 4.900 millones comienza hoy

Hoy comienza el juicio contra el ex operador del banco francés Société Générale Jérôme Kerviel, acusado de haber provocado en el grupo financiero pérdidas por 4.900 millones de euros en 2008.

El ex operador del banco francés Société Générale, Jérôme Kerviel será juzgado en París desde hoy, y durante aproximadamente tres semanas, después de que el banco galo le acusará de haber provocado a la entidad pérdidas por un importe cercano a los 4.900 millones de euros por las posiciones de riesgo asumidas por el acusado.

Los cargos a los que se enfrenta Kerviel son abuso de confianza, falsificación e intromisión en un sistema automatizado de datos, por lo que podría tener que cumplir una condena de hasta cinco años de prisión, así como a una multa de 375.000 euros.

Kerviel ha admitido las acusaciones de falsificación de documentos para esconder su actividad, pero tanto él como su abogado, Olivier Metzner, niegan que haya incurrido en un abuso de confianza, ya que "si su superior conoce y anima la actividad, no hay abuso".

SOCIETE GENERALE 26,22 0,87%

El ex operador de Société Générale ha mantenido de forma reiterada que no ha cogido "un céntimo en esta historia". Sin embargo, ha reconocido que hizo "tonterías", aunque insistió en que su banco le animaba a hacerlas.

"¿Creéis sinceramente que una operación de 15.000 millones de euros pasa inadvertida y que el banco no se hace ninguna pregunta?. Yo no me escondía. Estaba en el medio del despacho y todo el mundo veía lo que hacía", aseguró en su primera entrevista, un año después de conocerse los hechos.

De hecho, una auditoría interna sobre el fraude reveló que los inmediatos superiores de Kerviel "flaquearon en la supervisión de sus actividades". Además, hay indicios de complicidad en uno de sus asistentes, que llevó a cabo "muchas operaciones de naturaleza fraudulenta". En 2009, la comisión bancaria francesa multó a la entidad con 4 millones de euros por "serias deficiencias" en su supervisión interna.

En enero de 2008, Société Générale desveló que las posiciones adoptadas sin autorización por Kerviel, que comenzó a trabajar en el banco en el año 2000 y mantuvo una trayectoria profesional irreprochable hasta entonces, habían provocado a la entidad pérdidas de unos 4.900 millones de euros.

Kerviel trabajaba en la sección dedicada a gestionar las operaciones de mercados y su misión durante cinco años fue, curiosamente, detectar procedimientos sospechosos. Después, pasó a formar parte de los actores directos de corretaje, aunque tampoco era uno de los corredores de bolsa "estrella" de la entidad.

En 2006 empezó a montar una actividad paralela y a enmascararla compensando ganancias con pérdidas y viceversa. Las operaciones se anulaban y, por tanto, no aparecían en las cuentas del banco.