Gobiernos autonómicos

Cataluña y Castilla y León presionan para mantener el control de sus cajas

La Generalitat de Cataluña y la Junta de Castilla y León están maniobrando, durante los últimos días, para evitar perder el control de algunas de las cajas regionales. Ayer, Joan Ridao, secretario general de ERC (que forma parte del Gobierno tripartito catalán), aseguró que la Generalitat puede impugnar la decisión de Caixa Laietana de aliarse con Caja Madrid y la de Caixa Penedès, de unirse al grupo liderado por Cajamurcia.

Cataluña y Castilla y León presionan para mantener el control de sus cajas
Cataluña y Castilla y León presionan para mantener el control de sus cajas

La reestructuración del sector de cajas entra en su recta final. Las solicitudes de ayudas del fondo de ayuda a la banca (el FROB) deben cursarse antes del próximo martes. Mientras las entidades apuran los últimos contactos, algunos gobiernos regionales miran con temor la posibilidad de perder influencia sobre algunas de ellas.

En Cataluña, la comunidad que contaba con más cajas de ahorros y que ha visto cómo se producían tres fusiones intrarregionales, la Generalitat ve con malos ojos la decisión de Caixa Penedès de sumarse a una integración virtual liderada por Cajamurcia, así como la intención de Caixa Laietana de hacer lo propio con Caja Madrid y otras cuatro pequeñas entidades.

"Estamos siguiendo muy atentamente estas conversaciones y, la verdad, es que estas fusiones nos preocupan muchísimo", explicaba ayer Joan Ridao, secretario general de ERC. En su opinión, "en ambos casos las cajas catalanas serían absorbidas, porque aunque ahora se habla de fusión fría, en la práctica, la dimensión de alguna de las entidades que quiere fusionarse haría que la operación se convirtiese en una absorción". Ridao ha explicado que su partido "está en contra de esto" y que la Generalitat tiene capacidad para impugnar estas fusiones.

La semana pasada, el consejero de Economía, Antoni Castells, se reunió en dos ocasiones con los directivos de Laietana para tratar de persuadirles de que se unieran al grupo catalán Unnim.

En Castilla y León, el gobierno regional sigue muy molesto con la decisión de Caja Ávila y Caja Segovia de desmarcarse del proyecto Banca Cívica (donde habrían formado un sólido bloque castellanoleonés con Caja Burgos, cuya incorporación al grupo fue aprobada ayer por la Junta). Aunque en un primer momento el presidente autonómico, Juan Vicente Herrera, amagó con la posibilidad de vetar la decisión de las cajas de Ávila y Segovia, a los pocos días un portavoz del Ejecutivo regional matizó el comentario al asegurar que harán "lo que más convenga a Castilla y León".

Ayer mismo, varios consejeros de Caja Segovia, aseguraron a la agencia Efe que descartan acercarse ahora a la fusión de Caja Duero y Caja España. Argumentan que esta operación "es una fusión y nosotros estamos trabajando en un SIP con Caja Madrid. Dos cosas que no tienen nada que ver entre sí".

Fuentes cercanas al consejo de Caja Ávila también confirman a CincoDías que el único escenario en el que se trabaja es la operación con Caja Madrid, y que este cuenta con el respaldo de las direcciones provinciales de PP y PSOE.

Estas mismas fuentes aseguran que esa fusión virtual, en la que también participan Laietana, Rioja y La Caja de Canarias, podría ampliarse en los próximos días con la incorporación de Caja Círculo y Caja Badajoz.

Cajasol y Caja Guadalajara celebran hoy asambleas para aprobar su fusión.

Citi estima que el FROB tiene recursos suficientes

Los analistas de Citigroup lo tienen claro: el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) cuenta con recursos de sobra para recapitalizar el sector de cajas. En un informe hecho público ayer, los expertos de este banco estadounidense cifraron en un máximo de 34.000 millones el capital adicional que requerirá en los próximos años el sector de ahorro para mantener un coeficiente de solvencia del 8%. Teniendo en cuenta que el citado instrumento de apoyo a la banca tiene capacidad para proveer fondos por 99.000 millones de euros, los analistas consideran que tiene recursos suficientes.

Tras someter a las cajas españolas a una prueba de estrés, Citi subraya que tan sólo cinco entidades no requerirían inyecciones extra de capital. Son BBK, Unicaja, Kutxa, Vital y Cajastur, que ya tienen ratios de solvencia que superan el 10,5%.

El 65% de las necesidades de capital se concentran en seis instituciones, entre las que figuran Cajasur y Caja Castilla-La Mancha (CCM), ambas intervenidas por el Banco de España por sus problemas de solvencia y elevada exposición al sector inmobiliario y de la construcción.

La decisión del organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez de endurecer las provisiones al sector financiero, lo que acelera el reconocimiento del deterioro de los activos inmobiliarios, también espoleará los procesos de reorganización de cajas de ahorros, agrega la firma.

En este sentido, subraya que las 45 cajas de ahorros existentes en España antes de la reordenación experimentarán importantes cambios a lo largo del mes de junio hasta reducir su número a menos de la mitad tan sólo con los procesos de integración anunciados hasta ahora.

Cliente fiel

-Las cajas de ahorros tienen "una clientela más fiel" que otras entidades financieras, según un estudio presentado ayer por la CECA.

-El 61,3% de los clientes que trabajan con una caja "lo hace de forma exclusiva con ella". En bancos y cooperativas, tan sólo es del 45%.

-El índice de abandono en las cajas es del 2,7% mientras que en los bancos es del 4,6%.