Nuevo reglamento europeo

La UE concede poderes de auditoría sobre las cuentas públicas a Eurostat

La primera consecuencia legal del desastre presupuestario griego se materializará la semana que viene. El Consejo de Ministros de Economía de la UE (Ecofin) aprobará el martes en Luxemburgo la concesión de poderes de auditoría a Eurostat, la oficina de estadísticas de la Comisión Europea. Eurostat, según el nuevo Reglamento sobre control del déficit excesivo, podrá realizar visitas "metodológicas" a los países de la UE para "controlar los procesos y verificar las cuentas" siempre que se aprecien "riesgos significativos o problemas con respecto a la calidad de los datos".

Durante esas visitas, los funcionarios de Eurostat tendrán "derecho a acceder a las cuentas de todas las entidades públicas a nivel central, estatal, y local, sí como a nivel de la seguridad social", según el texto del Reglamento que recibirá el visto bueno el próximo martes. El texto cuenta con el respaldo de todos los ministros, aunque tres países de fuera de la zona euro (Reino Unido, Dinamarca y Polonia) deben someterlo todavía a estudio de sus propios parlamentos.

El texto pactado por la presidencia española de la UE también suscitaba algunas reticencias por parte de la Comisión Europea. El organismo comunitario se negaba a que el Reglamento fije los criterios que Bruselas deberá tener en cuenta antes de enviar una visita metodológica a un país. Bruselas también quería que durante esas visitas, los Estados estuvieran obligados a facilitarles asistencia técnica. Las dos peticiones han sido rechazadas.

Aún así, la reforma supone un gran triunfo para la CE, que en 2005, tras el descubrimiento del primer fraude contable en Atenas, ya había solicitado sin éxito la concesión de poderes de auditoría para Eurostat. La gravedad del segundo descalabro ha acabado convenciendo de la conveniencia de esa petición a los países más remisos. La reforma ya fue planteada en 2005 por el entonces comisario europeo Pedro Solbes.