Las entidades depositan dinero en el BCE

Los indicadores de riesgo financiero vuelven a niveles de marzo de 2009

La tensión que se vive en los mercados crece por momentos. La percepción de riesgo sobre España alcanzó un nuevo récord ayer, al tiempo que los indicadores de riesgo financiero regresan a los niveles de estrés de marzo de 2009. El fantasma de la crisis bancaria vuelve a planear sobre los mercados. Un contexto que dificulta la recuperación de las Bolsas. El Ibex perdió el 0,34% ayer y cae ya un 22,4% en el año.

Estamos viviendo de nuevo niveles de máxima tensión. El Itraxx financiero -índice que agrupa los seguros de impago sobre los títulos bancarios de mayor calidad en Europa- está en niveles de marzo de 2009. "El dinero se queda en los balances de los bancos porque el mercado de emisiones financieras no funciona desde hace un mes. La liquidez vuelve a ser prioridad y el dinero no fluye. Estamos ante una crisis bancaria otra vez", explica José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney.

Las dificultades que atraviesa el sector financiero vuelven al primer plano. La crisis de deuda que afronta Europa no hace más que dificultar el negocio de un sector todavía muy herido. En este contexto y ante el creciente temor a una recaída económica los bancos han dejado de fiarse unos de otros. Una desconfianza que ha llevado a las entidades financieras a depositar más de 316.000 millones de euros en la facilidad de depósitos del BCE, la cifra más alta de la historia, a pesar de que sólo se remunera al 0,25% frente al 0,33% del mercado.

La creciente tensión se refleja también en el interbancario. El tipo de interés diario al que se prestan los bancos en dólares ha pasado del 0,17% de principios de año a doblarse prácticamente, al situarse en el 0,3%. Un nivel que aunque aún está lejos del 6,87% que alcanzó en el punto álgido de la crisis, en concreto en septiembre de 2008, sí se acerca a los niveles de marzo de 2009, momento que coincidió con el mínimo que marcaron las Bolsas antes de iniciar la remontada que concluyó en enero.

El problema es que el deterioro de la confianza se ha acelerado en pocas semanas. El Ted Spread, un indicador de riesgo que mide la diferencia entre los préstamos interbancarios a tres meses en EE UU y la deuda soberana al mismo plazo (un activo considerado libre de riesgo), ha pasado de los 10,5 puntos básicos del pasado mes de marzo a los 39,25, otro síntoma más de tensión, al igual que el repunte del euríbor a 3 meses al 0,7%, el máximo desde diciembre de 2009.

El mercado huye de los activos de riesgo pero en particular del sector financiero y de todo lo relacionado con los países europeos con peores situaciones fiscales. El índice de banca del Euro Stoxx pierde el 25,5% en lo que va de año, lo que supone el mayor castigo sectorial y una caída que se acerca al 22,3% que pierde la Bolsa española en el periodo.

La percepción de riesgo sobre la banca crece. El mercado teme nuevos problemas y esto ha provocado que el Itraxx financiero repunte al entorno de los 161 puntos básicos, un nivel equivalente al que mantenía en marzo del pasado ejercicio.

La presión crece para el BCE. "Debe solucionarlo con más liquidez. La consecuencia de no actuar puede ser la recesión", dice Marisa Mazo, de Ahorro Corporación.

El presidente de Deutsche Bank explica a Zapatero cómo funcionan los mercados

Los máximos directivos de dos de los principales bancos alemanes, el Deutsche Bank y el Commerzbank, se reunieron ayer en la Moncloa con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, según la versión digital de El País. Zapatero mostró su preocupación por el reciente comportamiento de los mercados y Josef Ackermann, presidente de Deutsche Bank, explicó que los inversores se guían en ocasiones por razones poco financieras, dejándose llevar por rumores y sentimientos.

El comportamiento de ayer de la renta variable europea es un buen ejemplo de la volatilidad reinante. Los expertos avisan de que no hay inversores finales y que el mercado está controlado por traders de corto plazo.

Así, el Ibex, que llegó a caer un 2,8% en el peor momento del día, cerró con un retroceso del 0,34%, hasta los 9.268 puntos. Los buenos datos económicos de EE UU volvieron a salvar a las Bolsas europeas. Al cierre, el Dow se disparó un 2,25% y el Nasdaq, un 2,64%

La cifra

25,5% es el castigo que acumula el sector financiero europeo que aglutina a los principales bancos de la zona euro. Los bancos griegos y españoles acumulan las mayores caídas.

Más castigo para el bono español

El creciente nerviosismo que se vive en el mercado sigue incrementando la percepción de riesgo sobre España. El diferencial que mide la evolución del bono a 10 años (4,42%) y el bono alemán (2,65%) alemán al mismo plazo se amplio de nuevo ayer al situarse en los 176,6 puntos básicos, el nivel más alto desde la llegada del euro.

Este creciente aumento es consecuencia del mayor recelo que genera la deuda española y de la huida del dinero hacia activos considerados de mayor calidad como la deuda alemana, lo que provoca que las ventas de deuda española y las compras de alemana ensanchen aún más este diferencial. Con todo, la rentabilidad del bono a 10 años aún no ha alcanzado el máximo de 4,46% que tocó en mayo.

La huida hacia activos considerados más seguros ha afectado también a la evolución de la deuda de otros países europeos con situaciones fiscales deterioradas. La prima de riesgo de Italia (159,6 puntos básicos) también tocó máximos ayer, mientras que las de Portugal (225), Irlanda (229) y Grecia (536,8) aumentaron, aunque todavía no han llegado a alcanzar los niveles alcanzados antes de que el BCE comenzara a comprar deuda pública y privada en el mercado.