Optan por elevar la fiscalidad ligada a la vivienda

Andalucía y Asturias se suman al aumento del IRPF a las rentas altas

Los Gobiernos de Asturias y Andalucía planean elevar el IRPF a las rentas altas. Se suman, así, a Cataluña y Baleares, que el martes anunciaron que subirán el impuesto de la renta a los contribuyentes que más ganan. Además, ya son seis las comunidades que han optado por incrementar al 8% el impuesto de transmisiones patrimoniales.

El aumento de impuestos a las rentas altas acordado por el Gobierno catalán ha abierto una senda que otras comunidades ya empiezan a transitar. Baleares y Asturias han mostrado su voluntad subir el IRPF a los que más ganan y Andalucía admite que lo está estudiando. Cataluña optó por crear dos nuevos tramos y elevar en dos puntos el IRPF a las bases liquidables que superen los 120.000 euros y en cuatro puntos las rentas que sobrepasen los 175.000 euros.

Baleares y Asturias, por su parte, planean fijar el umbral en 100.000 euros. Andalucía aún no ha hablado de límites pero desde la Consejería de Hacienda andaluza se observa con detenimiento los pasos que está tomando el Ejecutivo de José Montilla. De momento, sólo los territorios gobernados por el PSOE han acordado o están estudiando aumentos en la parte autonómica del IRPF, que alcanza el 50% del impuesto. La Comunidad de Madrid y Galicia ya han manifestado que no seguirán el camino emprendido por Cataluña. Tampoco Castilla y León y Murcia plantean de momento subir el IRPF. De hecho, Madrid, Comunidad Valenciana, La Rioja y Murcia, todas gobernadas por el PP, mantienen unos tipos impositivos por debajo del resto de territorios.

Hasta ahora, ninguna comunidad se había atrevido a elevar el impuesto. Sin embargo, el nuevo sistema de financiación autonómica permite crear nuevos tramos en el IRPF y ello amplía las posibilidades para gravar las rentas más altas. Aun así, la capacidad recaudatoria de la medida es muy limitada. Cataluña prevé ingresar 75 millones adicionales, cuando la recaudación prevista para 2010 supera los 5.000 millones de euros. Baleares, por su parte, estima que elevar los impuestos a las bases liquidables superiores a 100.000 euros le reportará unos ingresos extras de dos millones. Los Gobiernos autonómicos aplicarán la subida a partir de 2011. En el hipotético e improbable caso de que el Gobierno central y el resto de comunidades aprobaran la misma medida acordada en Cataluña, los ingresos adicionales ascenderían a 800 millones de euros.

Suben transmisiones

Elevar los impuestos a las rentas altas genera una gran interés mediático, sin embargo, la medida con mayor efecto recaudatorio es la subida del impuesto de transmisiones patrimoniales. Andalucía, Cantabria, Extremadura, Cataluña, Baleares y Asturias ya han decidido subir al 8% este tributo que grava, entre otras operaciones, la compra de casas de segunda mano. Los Gobiernos autonómicos argumentan que con este aumento se equipara la fiscalidad de la vivienda usada con la nueva, que a partir de julio llevará un IVA del 8%. Durante el boom inmobiliario, el impuesto de transmisiones se convirtió en una gran fuente de financiación. Entre 2000 y 2006, la recaudación del impuesto de transmisiones aumentó un 164% hasta superar los 10.000 millones de euros. A partir de 2007, el ingreso empezó a descender hasta situarse en 2009 por debajo de los 4.000 millones de euros.

Por otra parte, Cataluña también elevará el impuesto de actos jurídicos -que grava trámites como la formalización de una hipoteca o la ampliación de capital de una empresa- del 1% al 1,2%. Esta medida, de momento, no ha sido seguida por ninguna otra comunidad.

Baleares, por su parte, también planea subir el impuesto de sucesiones y donaciones, un impuesto que la mayor parte de comunidades prácticamente ha suprimido para herencias de padres a hijos.

Los territorios descubren el impuesto de la renta

El modelo de financiación autonómica que estuvo en vigor entre 2002 y 2009 ya dotaba a las comunidades de capacidad normativa sobre el tramo autonómico del IRPF, que era del 33%. Sin embargo, la mayor parte de territorios optaron por introducir deducciones, bonificaciones y reducciones de pequeña cuantía y que muchas veces los contribuyentes no aplican por desconocimiento.

Madrid fue la primera en aprobar una modificación relevante al rebajar un punto el IRPF en los cuatro tramos del impuesto. La Rioja copió la medida y la Comunidad Valenciana y Murcia optaron por recortar un 0,25% los tipos.

Hasta ahora, esos fueron los cambios más importantes que sufrió el tributo. Con todo, Madrid y Cataluña optaron por incluir en el IRPF de 2009, que se paga este año, medidas para impulsar la economía. La Generalitat estableció una deducción del 20% para las cantidades que invierta un business angel en adquirir acciones de una sociedad. Y Cataluña también aprobó una rebaja fiscal del 20% por la compra de acciones en ampliaciones de capital de empresas que forman parte del Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Madrid, por su parte, estableció una deducción del 20% para los contribuyentes que inviertan en la constitución o ampliación de sociedades, siempre y cuando no controlen la sociedad.

Tributos

El batiburrillo fiscal

-IRPF: subirá para las rentas altas en Cataluña, Baleares, Asturias y, probablemente, Andalucía. Madrid y La Rioja aplican una rebaja de un punto y Murcia y Valencia, de un 0,25%.

- Transmisiones: Andalucía, Cantabria, Cataluña, Baleares, Asturias y Extremadura elevarán el impuesto al 8%. Madrid y Galicia son las únicas comunidades que ya han dicho que no seguirán ese camino.

- Impuesto de sucesiones: Baleares planea incrementarlo. Extremadura es, con diferencia, la comunidad que más penaliza las herencias.

Los recortes de gasto se extienden

La palabra austeridad monopoliza el discurso de los Gobiernos autonómicos que, en los últimos meses, están aprobando notables recortes del gasto público y adelgazando sus estructuras administrativas. La última en apuntarse al carro del ajuste ha sido Cataluña, que el jueves anunció un recorte de la inversión pública de 530 millones de euros, la reducción. Las medidas por el lado del gasto son similares en todas las comunidades.

Así, los Gobiernos autonómicos han iniciado una carrera para reducir consejerías. Madrid, Castilla-La Mancha, Andalucía, Baleares, Galicia o Murcia ya han aprobado suprimir o fusionar departamentos. Castilla-La Mancha destaca por ser la comunidad con menos consejerías. Tiene siete, la mitad que la comunidad que más tiene, que es Cataluña con catorce.

Sin embargo, en 2009, en plena crisis económica, las comunidades elevaron en 169 el número de entes públicos dependientes (organismos autónomos, empresas, consorcios o fundaciones, entre otros). Este año se impone el camino contrario. Cataluña aprobó eliminar 63 entidades públicas, una medida que también adoptó Valencia, Galicia o Castilla-La Mancha, que suprimió 53 organismos públicos. Y Baleares anunció el martes que pretende eliminar el 50% de las empresas públicas.

Además, los Gobiernos autonómicos también se han unido a la rebaja de los salarios de los empleados de la Administración que aprobó el Gobierno central. La primera fue Madrid, que ya en 2009 rebajó el sueldo de los altos cargos un 2% y, para este, el recorte será del 15%. En Cataluña se establecerá una reducción proporcional que irá del 8% al 15%. Ninguna comunidad plantea reducciones salariales superiores al 15%.

A pesar de los planes de ajuste, el Gobierno central prevé que el déficit de las comunidades seguirá aumentando hasta alcanzar el 3,3% del PIB en 2011, un nivel nunca visto.