Tal y como anunció Michel Barnier

Bruselas abrirá una consulta para regular las ventas al descubierto

La Comisión Europea abrirá una consulta pública la semana que viene para regular las llamadas ventas al descubierto, según anunció hoy el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Michel Barnier, preguntado por la velada crítica vertida hoy por Alemania a la tardanza de Bruselas en coordinar a los países sobre este asunto.

"No vamos con retraso", dijo el comisario Barnier, quien recordó que corresponde a las autoridades nacionales tomar la decisión de prohibir este tipo de operaciones altamente especulativas, criticadas por contribuir a la inestabilidad de los mercados de deuda soberana de los países de la zona euro.

"Entiendo lo que ha dicho (el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang) Schäuble como un llamamiento a la CE para que presente lo antes posible" una propuesta para unificar y coordinar este tipo de medidas, dijo Barnier, quien prometió presentar esta iniciativa en septiembre "a más tardar, pocos días después de la regulación sobre productos derivados".

Barnier recordó que él mismo apuntó la necesidad de regular este tipo de operaciones en el discurso que ofreció en la Eurocámara el 13 de enero, antes de ocupar su puesto, y que la Comisión Europea ha establecido un grupo de trabajo para estudiar los efectos de estas operaciones en los mercados financieros, especialmente sobre los seguros de impago de deuda (los CDSs) y su relación con la deuda soberana de los países.

"La semana que viene lanzaré una consulta sobre esta cuestión de las ventas al descubierto con cuatro objetivos: transparencia, la puesta en marcha de reglas exigentes, armonización de los útiles de que disponen los estados miembros y coordinación europea", explicó Barnier.

Asimismo, el comisario insistió en que las medidas de este tipo son "más eficaces" si "se toman de manera coordinada", en referencia a la decisión unilateral de Alemania de prohibir las ventas al descubierto de las acciones de diez empresas financieras alemanas y los títulos de deuda soberana de países del euro, lo que valió las críticas de algunos socios.

Sin embargo, el Gobierno alemán parece haber desoído las llamadas a la coordinación, al aprobar hoy una ampliación de la prohibición a todos los derivados de acciones alemanas y del euro, con objeto de hacer más transparente el mercado de ventas de títulos bursátiles a corto plazo.

El ministro alemán Schäuble justificó la elección de una solución nacional frente a una coordinada a nivel europeo con el argumento de que la Comisión no estará en condiciones de presentar una propuesta antes del verano.

Por su parte, la ministra de Finanzas, Christine Lagarde, también hizo hoy una petición a la Comisión Europea para que acelere los trabajos.

"He pedido coordinación europea y espero que la Comisión Europea se mueva lo más rápido posible para lograr una posición coordinada", dijo Lagarde.

Las ventas a corto plazo se caracterizan porque los inversores venden acciones con la expectativa de que baje su valor para comprarlas luego a menor precio y ganar la diferencia.

Las ventas al cubierto son una modalidad de estas ventas a corto plazo en las que el vendedor no posee las acciones.