Petróleo

El crudo de Texas baja el 1,87% y cierra a 72,58 dólares por barril

El crudo de Texas estrenó hoy el mes de junio con una sesión muy volátil, en la que finalmente bajó un 1,87% respecto a la cotización de la jornada anterior y terminó a 72,58 dólares por barril (159 litros).

Al cierre de la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en julio, los más negociados hoy, restaron 1,39 dólares por barril al precio anterior.

Este descenso se encadena con el registrado el viernes, ya que el lunes fue festivo en Estados Unidos y los mercados permanecieron cerrados. Ambos tuvieron lugar después de que el miércoles y el jueves de la semana pasada se lograran dos fuertes subidas, superiores al 4% en ambos casos.

Los contratos de gasolina con entrega también en julio bajaron tres centavos respecto al precio de cierre del viernes y acabaron a 1,98 dólares por galón (3,78 litros); mientras que los de gasóleo, también de entrega para ese mes, se abarataron un centavo y terminaron a 1,97 dólares por galón.

Los contratos de gas natural para julio cerraron a 4,24 dólares por cada mil pies cúbicos, diez centavos más caros que el viernes.

Esta primera sesión bursátil de la semana fue muy volátil para la cotización del petróleo y de sus derivados, ya que los inversores se debatieron entre el optimismo que ofrecía la publicación de diversos datos macroeconómicos en Estados Unidos y el nerviosismo que reina acerca de la deuda soberana en Europa.

Antes de que abriera el mercado, desde ese continente llegó la noticia de la caída del euro hasta los 1,2111 dólares, su nivel más bajo de los últimos cuatro años, aunque según fueron pasando las horas la moneda europea recuperó parte del terreno perdido.

El hecho de que el dólar se encarezca frente a otras monedas desincentiva la inversión en materias primas que, como el crudo, se negocian con la divisa estadounidense.

Además, hoy se conoció que el desempleo en la zona euro alcanzó en abril un nuevo récord, al situarse en el 10,1% de la población activa.

Sin embargo, también se difundieron datos de la evolución del sector manufacturero en Estados Unidos, que fueron mejores de lo esperado y subieron las expectativas de los inversores respecto al progresivo incremento de la demanda de crudo y derivados.

El sector manufacturero, responsable de cerca del 12% de la economía de Estados Unidos, registró en mayo una leve ralentización con respecto a abril, cuando su ritmo de crecimiento se encontraba en el nivel más alto de los últimos seis años. Aún así, acumula ya diez meses consecutivos de crecimiento.

Además, se conoció que el gasto en la construcción en Estados Unidos aumentó en abril un 2,7% respecto a marzo, lo que supone el mayor incremento en una década.

Durante la semana pasada, el crudo se encareció un 5,6%, la gasolina un 2,5%, el gasóleo de calefacción un 4,7% y el gas natural un 7,7%.

Aún así, en mayo el petróleo se abarató un 14,1%, para acumular un descenso del 6,8% en lo que va de año.