Para reducir el déficit

El Gobierno catalán elimina 63 empresas y reprograma inversiones en obra pública por 532 millones

El consejero de Economía y Finanzas del Gobierno catalán, Antoni Castells, anunció hoy nuevas medidas de recorte para reducir el déficit público, entre las que destacan la desaparición de 63 entidades dependientes de la Generalitat catalana, el 26% de las 247 actuales, y la postergación de inversiones en obra pública (obra civil y edificación) por 532 millones (400 de Gisa, Ifercat -L9 del Metro- y la constructora de equipamientos del Institut Català de Finances (ICF)).

Las medidas, que complementan a las aprobadas el sábado, se vehiculan en cuatro acuerdos de Govern: medidas de personal, derechos de asistencia, otros gastos de entes y regularización de acuerdos vigentes, explicó Castells. En total, el Gobierno catalán prevé reducir el déficit de la Generalitat en 1.670 millones en 2010.

Respecto a obra pública, el consejero de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal, destacó que "el criterio es no parar ninguna obra, pero sí ralentizarlas", tanto las previstas como algunas ya en marcha.