Beatriz Corredor. Ministra de vivienda

"No descarto prorrogar los incentivos para drenar el stock"

La ministra asegura que el gran reto al que se enfrenta el mercado es el drenaje ordenado del stock, para lo cual no descarta prorrogar los incentivos aprobados, si la coyuntura lo permite.

"No descarto prorrogar los incentivos para drenar el stock"
"No descarto prorrogar los incentivos para drenar el stock"

Casi todas las quinielas la sitúan fuera del Ministerio de Vivienda a partir de julio y, sin embargo, Beatriz Corredor es, parafraseando a la vicepresidenta económica, Elena Salgado, inasequible al desaliento, y comenta con CincoDías los innumerables retos y proyectos a los que se enfrenta el nuevo mercado inmobiliario, en los que reivindica el protagonismo de la acción pública.

¿Qué opinión le merece el reciente informe publicado por el FMI en el que urge a España a acometer reformas? ¿No le parece un grave toque de atención?

Lo que creo es que se trata de un respaldo grande a las políticas de recorte del déficit y a las reformas que están en marcha. En el ámbito de la construcción, propone la eliminación de la deducción fiscal por compra, cosa que hemos aprobado hacer y otra es la necesidad de profundizar en el fomento del alquiler, algo en lo que estamos trabajando desde 2004. La imagen de España que se desprende de ese informe es que estamos haciendo lo que tenemos que hacer.

¿Cómo definiría la situación actual del mercado inmobiliario?

Me gusta hablar con datos porque en este sector los presentimientos no sirven y el voluntarismo aún menos. No sería realista si dijera que el ajuste ya ha terminado. Las cifras oficiales de transacciones y de hipotecas van hacia arriba por primera vez en algunos casos en dos años y casi tres años, por ello parece que la parte más dura del ajuste se ha producido entre 2007 y 2009 y ahora estamos entrando en una fase de estabilización, siempre teniendo en cuenta que cuando yo hablo de normalidad, nunca me refiero a lo sucedido entre los años 2000 y 2007. Ese volumen del sector en términos de PIB y en términos de empleo se ha demostrado que era un lastre y que cuando ha venido la crisis financiera nos ha afectado por nuestro elevado endeudamiento.

¿Cuánto deberían bajar los precios todavía para terminar de estabilizar el mercado?

Depende. El stock tiene distintos matices. La tendencia de ese excedente es a ralentizar su crecimiento, aunque en 2009 subió un 12% frente al 40% de media de años anteriores. Juntando esto con las transacciones, la previsión es que este año comenzará a absorberse el stock, lo cual coincide con lo que dicen los promotores. Es un mercado muy heterogéneo, pero si se pone en relación el mapa del excedente con el de los precios, claramente es concordante. Donde hay más casas sin usar, la tensión del precio es mayor y en el caso del stock de las zonas consolidadas, la tendencia es que vaya disminuyendo paulatinamente la oferta y por tanto el precio tiende a bajar menos. Esto lo que demuestra es que hay que seguir haciendo un esfuerzo para seguir reabsorbiendo el stock con las medidas que se han puesto en marcha, pero también por iniciar nuevas promociones de vivienda protegida y de vivienda libre.

Los expertos atribuyen parte de esa recuperación de las ventas al efecto fiscal. ¿Se ha planteado el Gobierno prorrogar la deducción fiscal por compra o crear una nueva para impulsar la venta de segundas residencias?

De momento, no se ha planteado la no supresión de la deducción fiscal por compra. Lo que sí es importante recordar es que cuando hablamos del stock, tendemos a añadir sin vender y en realidad debería ser sin usar, es decir, que parte de ese excedente tiene una salida natural en el alquiler y la fiscalidad también les va a favorecer a partir del 1 de enero, ya que se añade la misma desgravación, en los mismos tramos de renta para quienes alquilen y esas casas también se pueden absorber del stock.

Y además de la fiscalidad, ¿Está previsto prorrogar las medidas transitorias del Plan de Vivienda para incentivar el drenaje del stock?

Efectivamente, se prorrogaron de 2009 a 2010 las medidas transitorias y algunas se mejoraron. Lo más importante fue incluir la posibilidad de que calificaran como protegidas viviendas libres no sólo los promotores, sino también los particulares y las entidades financieras. Y además, ampliamos la ayuda a la entrada para rentas de hasta 50.000 euros anuales, una ayuda que puede llegar a los 8.400 euros. Si se van a prorrogar o no, habrá que verlo. Yo no descarto la posibilidad de prorrogar las ayudas siempre y cuando el escenario presupuestario lo permita, puesto que estamos comprometidos con la política de austeridad.

Con todas las iniciativas y acuerdos puestos en marcha, ¿Qué es lo que reclaman ahora los promotores a este Ministerio?

Bueno, el sector está bastante concienciado de que lo que ha ocurrido estos años no puede ni debe, ni va a volver a repetirse. A lo largo de estos dos últimos años tan duros se han dado cuenta de que hay que diversificar la actividad. Y también de que parte del sector, sobre todo las pymes tienen que ir al ámbito que estaba menos atendido, que es el de la rehabilitación, un campo de negocio donde los primeros que lleguen, se situarán mejor. La previsión del Gobierno es llegar a 2020 con un 35% de inversión del sector en rehabilitación y esto son muchos puestos de trabajo y es actividad.

Los sindicatos han propuesto poner en marcha un Plan Estatal de Rehabilitación muy potente que aúne los programas que aplican las autonomías. ¿Qué le parece?

El plan estatal ya incluye ayudas muy potentes para las familias con ingresos de hasta 48.000 euros que rehabiliten sus casas, que pueden llegar a los 30.000 euros. Sí es cierto que hay una cuestión en la que me gustaría incidir. Habría que pedir a nuestro sector financiero que estudiara cómo poder ofrecer préstamos para las obras de rehabilitación más allá de los tradicionales. El crédito personal tiene el inconveniente de tipos de interés elevados y un plazo de devolución corto y la garantía hipotecaria conlleva unos gastos de gestión elevados y en algunos casos no es equilibrado tener que pedir una hipoteca sobre toda la casa para financiar una cantidad pequeña. Entre las dos cosas, hemos de invitar al sector financiero a que diseñe un producto adecuado.

¿Para cuándo el reglamento de la Ley de Suelo?

Existe un anteproyecto-borrador que ya está en la casa que está tramitándose con los plazos habituales. Ahí hemos querido introducir un criterio de objetividad en la valoración del suelo rústico, de forma que el uso de ese suelo no urbanizable sea también una cuestión que se tenga en cuenta a efectos expropiatorios, no a efectos de mercado. Lo que se ha hecho es introducir en el Real Decreto de Zurbano una modificación para habilitar al Gobierno a que se pueda regular de forma distinta la capitalización de este suelo a efectos de su valoración.

Antes esa capitalización era unitaria, se hacía en relación con la rentabilidad de la deuda pública y ahora lo que se ha hecho es habilitar al Gobierno para que se pueda valorar de forma diferente. Es distinto que un suelo sea destinado a un campo de golf o a un cultivo determinado y dentro de los cultivos no es lo mismo de secano o de regadío. Al estar aprobada esta modificación en el real decreto, adquiere rango de ley. Su tramitación nos puede llevar hasta otoño, no creemos que se vaya más allá de esa fecha la aprobación del reglamento.