Si el consenso fuera posible

El Gobierno abre la puerta a la ampliación del plazo en la negociación de la reforma laboral

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, recordó hoy, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que aún quedan unos días por delante para explorar las posibilidades de acuerdo en la reforma laboral. El plazo acaba el lunes, día 31, pero no se descarta que las negociaciones se prolonguen unos pocos días más, si es viable el acuerdo.

De la Vega aseguró que el Ejecutivo trabajará "hasta el último momento y hasta el último instante" para conseguir cerrar la reforma laboral con acuerdo entre empresarios y sindicatos. Afirmó que se agotarán todas las posibilidades y se apurará todo lo necesario para lograr el consenso, porque esa es "la mejor vía".

De hecho, si el Ejecutivo observa que alcanzar el consenso es posible, se prolongará el plazo unos pocos días más. Ahora bien, De la Vega subrayó que si "pasado ese tiempo" se constatara que no hay opciones de acuerdo, el Gobierno propondrá la reforma que considere necesaria "tras consultar con los grupos parlamentarios".

En cuanto al papel que podría jugar el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en esta recta final de la reforma laboral, la vicepresidenta indicó que estará pendiente de las negociaciones de este fin de semana y que en su momento valorará si interviene o no.

De la Vega dejó claro que los agentes sociales son los que están negociando y el Gobierno va a impulsar el acuerdo, tarea en la que "no desaprovechará ni un solo instante". "En la medida en que dependa de nosotros haremos todos los esfuerzos para propiciar el acuerdo", apuntó.

La vicepresidenta reiteró su confianza en las posibilidades de acuerdo y volvió a resaltar la "altura de miras y el sentido de la responsabilidad" que han demostrado los agentes sociales durante la crisis.