Plan de refinanciación de su deuda

Hacienda autoriza a Reyal Urbis el aplazamiento del pago de 300 millones

Reyal Urbis ha logrado que Hacienda le autorice el aplazamiento del pago de unos 300 millones de euros que había solicitado, informaron fuentes financieras.

De esta forma, la inmobiliaria cumple con el último de los requisitos fijados en el plan de refinanciación de su deuda de 4.600 millones de euros acordado con sus bancos la pasada semana.

En virtud de este plan, el grupo que controla y preside Rafael Santamaría redujo este pasivo hasta los 3.750 millones de euros, dado que la firma del acuerdo supuso materializar la venta a entidades financieras de suelo residencial y hasta 400 viviendas por un importe total de 750 millones de euros.

La refinanciación permite a Reyal extender hasta el horizonte final de 2016 los vencimientos de sus distintos préstamos, obtener una línea de crédito de 286 millones de euros, y retomar junto con cinco de sus bancos acreedores el proyecto 'Castellana 200' de Madrid, paralizado desde septiembre de 2009. Con la rúbrica de este acuerdo, y la autorización lograda ahora de Hacienda, Reyal concluye una segunda reestructuración de su pasivo, un proceso que inició hace casi un año.

El grupo comunicó ayer que congelará la retribución fija correspondiente a 2010 de su presidente, Rafael Santamaría, y de sus otros dos consejeros ejecutivos, y no abonará retribución variable alguna por el ejercicio 2009.

Según lo aprobado por la junta de 2009, Reyal abona 5.000 euros brutos a cada consejero por asistir a cada reunión del consejo, 10.000 euros en el caso del presidente de la empresa. Las asignaciones por acudir a las reuniones de las comisiones son de 2.500 euros.