Da la razón a la empresa

Un tribunal británico desautoriza la huelga en British Airways

El Tribunal Superior de Londres desautorizó hoy, a petición de la dirección de British Airways (BA), la huelga convocada por el sindicato del personal de cabina de la aerolínea, que iba a empezar esta medianoche.

El tribunal consideró válidos los argumentos presentados por la empresa, en los que acusaba al sindicato Unite, que representa a ese colectivo de trabajadores, de incumplimiento de la legislación vigente sobre convocatoria de huelgas.

Unite había organizado el paro, en protesta por los despidos previstos y el deterioro de las condiciones laborales, en cuatro fases: entre el 18 y el 22 de mayo, entre el 24 y el 28 de mayo, entre el 30 de mayo y el 3 de junio, y entre el 5 y el 9 de junio.

"Estamos encantados por nuestros clientes de que los planes de Unite para una huelga extrema e injustificada no puedan continuar adelante", declaró la directiva de BA al conocer la noticia de la suspensión.

Por su parte, Unite anunció que recurrirá la decisión inmediatamente y calificó de "afrenta a la democracia" que una huelga respaldada por la gran mayoría de los trabajadores haya podido ser impedida por un juez al amparo de un tecnicismo.

La dirección de BA presentó hoy mismo su demanda para desautorizar la sucesión de paros, con el argumento de que Unite violó la ley al no informar a las personas con derecho a voto sobre el resultado exacto y desglosado de la votación en la que los trabajadores respaldaron la huelga por amplia mayoría.

"La Ley de Sindicatos Comerciales y Relaciones Laborales de 1992 requiere que los sindicatos envíen a todas las personas con derecho a voto los resultados de la votación, detallando los porcentajes exactos", explicó la dirección de BA en un comunicado el pasado viernes para anunciar las medidas legales.

"Creemos que Unite no ha cumplido apropiadamente con este requisito", añadió la empresa.

Tras evaluar los alegatos presentados hoy por las partes, el juez Richard McCombe accedió a la petición de la dirección de desautorizar la huelga.

"No puedo decir que esté suficientemente claro que el sindicato haya seguido los pasos requeridos por la ley en el momento en que éstos se requerían", afirmó el magistrado, para añadir que había tomado su decisión considerando lo que era más "conveniente".

Los representantes de los trabajadores defienden la legitimidad de su consulta y aseguran que los resultados de ésta se dieron a conocer a todos los interesados por muchas vías, como pósters, cartas o por internet.

Al anunciar su demanda, BA dijo que no tenía que disculparse "por considerar cualquier opción posible" para proteger a los clientes y a la compañía de "esta huelga completamente injustificada y de los cínicos intentos del sindicato de destruir" la aerolínea.

Paralelamente al proceso legal, el ministro de Transporte, el conservador Philip Hammond, se reunió hoy con la dirección y los sindicatos de la aerolínea para intentar mediar en la disputa.

También continuaron las negociaciones entre las partes con los mediadores del Servicio de asesoramiento, conciliación y arbitraje (ACAS).

Según el co-secretario general de Unite, Tony Woodley, se habría llegado a un consenso sobre el núcleo de la disputa -cómo recortar gastos para asegurar la viabilidad de la aerolínea-, pero quedan pendientes de resolución otros aspectos, como las medidas disciplinarias y las suspensiones contra trabajadores que participaron en huelgas anteriores.

BA ya consiguió suspender por vía judicial una convocatoria de paros durante las pasadas Navidades, después de que un tribunal de Londres la considerara ilegal al constatar que trabajadores jubilados participaron en la votación que aprobó la huelga.

El pasado marzo el personal de cabina realizó finalmente una huelga de siete días, que dejó en tierra a decenas de miles de pasajeros y supuso unas pérdidas para BA de 45 millones de libras (unos 52,7 millones de euros).