Sarkozy anuncia un impuesto extra eventual para grandes distribuidores

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció hoy un impuesto suplementario para los grandes distribuidores que no moderen sus márgenes de beneficios en frutas y verduras en tiempos de crisis.

Sarkozy hizo este anuncio durante la firma de un acuerdo de moderación sobre los precios de frutas y verduras entre el Estado y los grandes distribuidores para limitar sus márgenes en tiempo de crisis, cuando el precio pagado al productor "es inferior al coste de la producción", preciso.

El acuerdo lo firmaron los siete principales grupos de distribución franceses.

Entre ellos Leclerc, cuyo presidente, Michel Edouard Leclerc, consideró la medida suficientemente "restrictiva" y en declaraciones a France Info recordó que fueron los sindicatos agrícolas quienes pidieron garantías para proteger sus ingresos.

Consideró, asimismo, que el Estado podrá controlar fácilmente el precio de compra y de venta de los productos agrícolas, por medio de la dirección de impuestos y la dirección de fraudes.

El eventual impuesto suplementario solo tendrán que pagarlo los grandes distribuidores recalcitrantes, aquellos no tengan en cuenta que cuando hay crisis coyuntural tiene que haber un acuerdo de moderación de márgenes, para que el productor vea aumentar sus ganancias sin que el consumidor sea penalizado, recalcó Sarkozy.

Agregó que si en el futuro no se firmasen acuerdos de moderación, pediría que se votase "el principio de una tasa" suplementaria a la de las superficies comerciales para los distribuidores de frutas y legumbres que facturen más de 100 millones de euros.

No obstante, dijo "no desear" dicho impuesto suplementario, pues su objetivo es que distribuidores y productores "puedan negociar acuerdos de moderación de margen", recalcó.

Fuentes sindicales expresaron su escepticismo e incluso su desconfianza ante la eficacia de la medida anunciada, que algunos líderes sindicales consideran "inútil", más que imperfecta, aunque dijeron haber tomado nota del intento presidencial de ayudar a los productores, informó France Info.

Agregó que las premisas del acuerdo serán introducidas en el proyecto de ley de modernización de agricultura que comenzará a ser examinado mañana en el Senado.

La futura ley incluirá entre sus capítulos el de que en caso de crisis coyuntural, los grandes distribuidores deberán reducir "el margen bruto que practican sobre el producto concernido", de modo que su tasa de margen bruto sobre dicho producto sea inferior o igual a su índice de margen bruto de los tres últimos años.