Este año

S&P: El déficit de las comunidades autónomas alcanzará el 20% de los ingresos

El déficit de las comunidades autónomas (CC AA) alcanzará el 20% de los ingresos en 2010, por lo que las autonomías deben afrontar un inmediato y convincente recorte de costes para evitar desequilibrios estructurales, según un estudio de Standard & Poor's (S&P).

Las comunidades autónomas afrontarán en 2010 "el peor comportamiento presupuestario consolidado de la historia reciente", según el analista de la agencia de calificación de riesgos Lorenzo Pareja, uno de los autores del informe sobre la necesidad de reducción de costes regionales.

S&P fundamenta sus previsiones, por una parte, en el débil crecimiento económico previsto para el periodo 2010-2013, que resultará en un lento crecimiento de los impuestos regionales.

Por otra parte, destaca las dudas sobre la capacidad de las autonomías de controlar sus gastos, tiendo en cuenta el comportamiento histórico sobre este capítulo, ya que registraron un crecimiento del gasto del 9% de media entre 2003 y 2009.

Asimismo, la firma de calificación crediticia destaca la rigidez del gasto autonómico debido a la naturaleza social del mismo y el "demostrado deseo" de las comunidades autónomas de mantener programas de gasto ambiciosos.

"Entre 2009 y 2012 pronosticamos una desviación al alza sin precedentes en el ratio de deuda regional española consolidada", dice Pareja. De hecho, pronostica que la deuda regional superará el 110% de los ingresos en 2012, lo que significa más del doble del nivel de 2007.

Según S&P, a pesar de las incertidumbres, las comunidades autónomas están redoblando sus esfuerzos para limitar el gasto, tal y como ponen de manifiesto los acuerdos sobre estabilidad y el sector farmacéutico del pasado mes de marzo y el recorte de gastos presentado recientemente por el Gobierno.

La firma destaca que el Ejecutivo central está intensificando su presión sobre las CC AA para que limiten los gastos, de la misma forma que Bruselas está presionando al Gobierno español para que estabilice sus cuentas públicas.

Por esta razón, considera que los gobiernos regionales cumplirán en términos generales los objetivos presupuestarios incluidos en el pacto de estabilidad y crecimiento 2010-2013.