Más reacciones

El Banco Mundial y el BCE creen que las medidas son adecuadas para hacer frente a la crisis

Si ayer fueron la UE, el FMI y EE UU los que dieron su visto bueno a las medidas antidéficit del Gobierno español, hoy le toca el turno al Banco Mundial y al BCE. El economista jefe del Departamento de Investigación del Banco Mundial, Norman Loayza, y el miembro del Consejo de Gobierno del BCE, José Manuel González-Páramo, coincidieron hoy en afirmar que estas medidas son adecuadas para poder sacar a España de la crisis económica.

González-Páramo y Norman Loayza, que participaron en el seminario 'Pasado y presente: de la Gran Depresión del siglo XX a la Gran Recesión del siglo XXI', que se celebra hoy y mañana en Valencia, consideraron que estas medidas de recortes son necesarias.

Así, José Manuel González-Páramo consideró que las medidas "por si solas no solucionarán los problemas de la economía española", pero aseguró que "son un paso en la dirección correcta". No obstante, reconoció que en materia presupuestaria "todavía quedan cosas por hacer".

En este sentido, el miembro del Consejo de Gobierno del BCE incidió en que "hay que respetar de manera muy escrupulosa la nueva senda de crecimiento del déficit y, sobre todo, de la deuda pública". Además, consideró "fundamental" llevar a cabo reformas estructurales, como la reforma del sistema de protección social o la del mercado laboral, "para hacer que no haya segmentos de la población cuya probabilidad de no participar en el mercado laboral sea muy alta", como es el caso, según dijo, de los jóvenes.

Preguntado por si las medidas anunciadas por el Ejecutivo central vienen en el momento adecuado, González-Páramo recordó que el diagnóstico sobre la economía española "es conocido desde hace tiempo" y señaló que algunos analistas "reclamaban del Gobierno una definición clara y un compromiso con una estrategia de salida".

Importancia de los mercados

Asimismo, consideró que, durante este tiempo, los mercados "no han tenido la confianza" necesaria y, sobre este tema, destacó la importancia que tienen los mercados. "En las democracias no votan, pero son los que financian la deuda", explicó González-Páramo, quien añadió que "cuando uno tiene que vender deuda en el exterior, si esa confianza es insuficiente, cuesta mucho más colocar la deuda y hay que pagar un precio más alto".

Respecto a si deberían haber sido medidas de recorte más ambiciosas, señaló que en política económica "nunca se hacen todas las cosas a la vez". "Lo primero y fundamental es hacer un diagnostico y asumir que la situación requería una respuesta importante, pero no dar por cerrado el libro de tareas, porque las tareas están pendientes", resaltó.

Por su parte, Norman Loayza calificó las medidas para reducir el déficit propuestas por Rodríguez Zapatero de "razonables y sensatas", frente a la crisis económica porque, "como se ha visto en otros países como Grecia pueden tener consecuencias lamentabilísimas". Así, hizo hincapié en que "el ajuste es necesario".

El economista jefe del Departamento de Investigación del Banco Mundial consideró que "sin un ajuste de la magnitud" del planteado por el Gobierno español "la crisis que ahora puede durar unos meses, podía extenderse una década". "Más vale sufrir en el corto plazo que pagar en el largo", apostilló.

A juicio de Norman Loayza, "en la medida en que el ajuste sea lo suficientemente extenso y creíble y en que los inversionistas privados reaccionen positivamente a estas señales, la recuperación es factible".

El catedrático de Análisis Económico de la Universitat de Valencia y director de Investigación del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), Francisco Pérez, por su parte, indicó que el Gobierno "se ha visto obligado a adoptar medidas más duras de las que estaba proponiendo hasta ahora".

No obstante, señaló que esto plantea el "problema" de que "se retiren estímulos antes de que se produzca la recuperación por parte de la demanda privada", aunque consideró que las circunstancias económicas actuales "no hay otra alternativa" a las medidas anunciadas.

En opinión de Francisco Pérez, "estamos en un momento de gran incertidumbre" por lo que, a su entender, "es probable que vuelvan a aparecer momentos de dificultad". Sin embargo, destacó que "lo importante es no confundir datos malos, que todavía es razonable que se produzcan, con retrocesos en el camino que se debe ir produciendo hacia la recuperación".