Comunicados a la CNMV

Metrovacesa y Martinsa Fadesa admiten que un real decreto ha evitado su disolución

Martinsa Fadesa y Metrovacesa reconocen en comunicados enviados recientemente a la CNMV referidos a las cuentas presentadas de su ejercicio pasado que la renovación de un real decreto de 2008 evita su disolución.

El pasado 1 de abril se publicó en el BOE el Real Decreto Ley 5/2010, por el que se amplía la vigencia de medidas económicas de carácter temporal contempladas en el Real Decreto Ley 10/2008. En concreto el nuevo real decreto amplía a los ejercicios 2010 y 2011 la suspensión en la aplicación del artículo 260 de la Ley de Sociedades Anónimas, contemplada en la anterior norma sólo hasta el ejercicio 2009.

El artículo 260 de la Ley de Sociedades Anónimas trata las causas de disolución de una compañía, entre otras la que ocasiona que las pérdidas registradas dejen reducido el patrimonio a una cantidad inferior a la mitad del capital social. El nuevo real decreto lo que hace es suspender la aplicación de ese artículo para 2010 y 2011.

METROVACESA 9,16 -1,29%

Martinsa Fadesa, en concurso de acreedores desde mediados de 2008, indica en la auditoría de su ejercicio pasado que la no renovación de esa norma "tendría como consecuencia que la sociedad estaría en causa de disolución".

La CNMV ha requerido a Metrovacesa información adicional a las últimas cuentas presentadas. La primera cuestión remitida por el organismo regulador a la inmobiliaria trata sobre la capacidad de la compañía para mantener la actividad. La CNMV indica que la cifra de patrimonio negativo de Metrovacesa "excede la mitad de la cifra del capital social". La inmobiliaria responde en una misiva publicada ayer por la CNMV que aplicará la renovación de ese plazo otorgado por el nuevo real decreto.

Portavoces de las dos compañías consultados ayer por este diario señalaron que la renovación de ese plazo decidida por el Gobierno era lógica dada la situación económica actual y en particular la del sector inmobiliario. "En realidad el 90% de las empresas inmobiliarias tendrían que disolverse si no se hubiera aprobado ese nuevo real decreto", comentaron.

Metrovacesa también informó al regulador que estudia ampliar capital e intercambiar deuda por acciones.