El empresario desmiente estas acusaciones

Joaquín Rivero, imputado por operaciones cuando era presidente de Gecina

Joaquín Rivero ha sido imputado por la justicia francesa por varias operaciones que llevó a cabo cuando era presidente de la inmobiliaria francesa Gecina, que hoy celebra su asamblea general de accionistas en un ambiente turbulento. El empresario español ha desmentido estas acusaciones.

El empresario Joaquín Rivero
El empresario Joaquín Rivero

El juez de asuntos financieros Renaud van Ruymbeke responsable de la instrucción imputó a Rivero el pasado 12 de abril por malversación, presentación de cuentas inexactas y difusión de falsas informaciones, entre otros cargos, confirmaron hoy fuentes de Gecina y de la Asociación de Accionistas Minoritarios (ADAM).

El principal elemento de la instrucción, abierta por la denuncia presentada por la ADAM "contra X" (sin identificar un presunto culpable) fue la adquisición por Gecina de la inmobiliaria Bami, propiedad del propio Rivero y de su socio Bautista Soler.

La presidenta de la asociación, Colette Neuville, explicó que podría haber otras personas inculpadas, y subrayó que ella ya hizo "(su) trabajo" con la formalización de la denuncia, y que ahora "corresponde a la justicia" hacer su papel.

Neuville recordó que la adquisición de Bami obligó a establecer provisiones por 183 millones de euros, el valor íntegro de la compañía.

En la junta de accionistas de esta tarde, la ADAM quiere un voto de los accionistas contra la compra de Bami porque aunque la operación ya no se pueda anular, eso permitirá jurídicamente plantear la responsabilidad de los administradores que la aprobaron.

La asociación también se opone a la entrada en el consejo de la hija del empresario español, Elena Rivero, por considerar que eso vendría a reforzar el campo del ex presidente de Gecina, que conserva un 16% del capital.