Estima que el PIB subió un 0,1%

El Banco de España ve insuficientes las medidas para reducir el déficit al 3%

El Banco de España, al igual que Bruselas, también considera que el plan de austeridad y consolidación fiscal del Gobierno peca de optimismo y defiende que el recorte presupuestario de 50.000 millones de euros y la subida de impuestos no bastarán para reducir el déficit al 3% del PIB en 2013.

El plan de austeridad del Gobierno es ambicioso pero parte de premisas equivocadas. La advertencia la lanzó el Banco de España en su boletín trimestral publicado el viernes. "Los objetivos del programa de consolidación fiscal son ambiciosos, pero se basan en un escenario macroeconómico optimista, por lo que su estricto cumplimiento puede requerir adoptar medidas complementarias que eviten que se produzcan desviaciones", apunta la máxima autoridad monetaria española con su tradicional ambigüedad.

Si bien no indica qué medidas adicionales deben tomarse, el Gobierno sólo tiene dos opciones. O aprobar un tijeretazo presupuestario superior a los 50.000 millones de euros previstos de aquí a 2013 o subir nuevamente los impuestos. Sólo así, según la institución dirigida por Miguel Ángel Fernández Ordóñez, la Administración podrá rebajar el déficit al 3% del PIB en 2013 desde su nivel actual del 11,2%.

La impresión del Banco de España es que la economía no se recuperará al ritmo que espera el Gobierno, que prevé que el PIB caiga un 0,3% este año y suba un 1,8% el próximo. Ello implica que el aumento del IVA no supondrá los ingresos adicionales que espera el Gobierno y que, según sus estimaciones, ascenderán a 5.800 millones los primeros doce meses de aplicación.

A pesar de las críticas, el Banco de España estima que, mientras la Bolsa se derrumba y la prima de riesgo se dispara, la llamada economía real da signos de recuperación. El PIB, en tasa intertrimestral, subió un 0,1% entre enero y marzo tras siete trimestres de caídas. Técnicamente, supone salir de la recesión. En términos anuales, la actividad todavía cayó un 1,3%. Diversos factores han resultado decisivos para que el PIB regresara a tasas positivas. Por un lado, la recuperación de la economías extranjeras ha impulsado las exportaciones. Y, por el otro, las ayudas fiscales a la compra de coches, el temor a la subida del IVA en julio y la desaparición de la deducción por vivienda para las rentas superiores a 24.100 euros a partir 2011 se ha traducido en un aumento del consumo de los hogares, que registró una variación trimestral positiva.

El Banco de España apunta que, a pesar de que aún faltan unos meses para el incremento del IVA, las decisiones relativas a la compra de bienes duraderos "pueden representar una anticipación de gasto futuro, de modo que el mayor dinamismo del consumo que se observa podría tener un componente transitorio". En este sentido, resulta ilustrativo el caso del Reino Unido, cuyas ventas de bienes duraderos se dispararon un 14% el trimestre anterior a que subiera el IVA.

Sin embargo, la subida de impuestos también puede, como prevé la Comisión Europea, provocar una contracción de la demanda que iría acompañada de una recaída del PIB en el tercer trimestre.

El pacto salarial logra una moderación "limitada"

El boletín económico destaca que el incremento salarial medio de los convenios colectivos del primer trimestre asciende al 1,4%, un punto por debajo de la cifra registrada a marzo de 2009. El supervisor recuerda que el pacto de negociación colectiva firmado por sindicatos y patronal "fija el 1% como techo para los incrementos" de 2010, por lo que tacha la "incidencia del acuerdo" de "limitada". El Banco de España insta a que "en el futuro inmediato, el crecimiento de los salarios se acompase en mayor medida a la situación económica" posibilitando "una inflexión en la remuneración de los asalariados".

El informe achaca el problema a que mientras los nuevos convenios firmados sí reflejan alzas más bajas, aquellos plurianuales que simplemente se revisan mantienen las subidas de años anteriores. De hecho, el aumento pactado incluyendo abril, rebaja el incremento de los sueldos al 1,27%.

Por otra parte, el Banco de España denuncia "la falta de concreción" de la propuesta de reforma laboral del Gobierno y critica que dejar el acuerdo en manos de los agentes sociales "puede retrasar" las medidas. Además, el organismo destaca la importancia que han tenido las reducciones de jornada facilitadas en otros países europeos para salvaguardar el empleo.