Los criterios de concesión se relajan para las empresas

La oferta de crédito registra un "leve" incremento hasta marzo, según el Banco de España

La oferta de crédito registró un "leve" incremento en los tres primeros meses del año, aunque resulta "pequeño" en comparación con las variaciones en sentido contrario acumuladas en los trimestres anteriores, según recoge la Encuesta de Préstamos Bancarios del Boletín Económico del Banco de España correspondiente al primer trimestre del año.

El estudio señala que esta evolución resultó "algo más expansiva" que la observada en el área euro, en donde los criterios de aprobación se endurecieron nuevamente aunque de forma "bastante más moderada" que en trimestres anteriores.

No obstante, el organismo supervisor señala que aunque la oferta de crédito creció, la variación resulta aún pequeña en comparación con las registradas en sentido contrario en los trimestres anteriores.

En cuanto a los criterios, el Banco de España constata que la concesión de préstamos a empresas experimentaron una "cierta relajación" durante el primer trimestre de 2010 por primera vez desde el año 2006, mientras que las exigencias para conceder préstamos a las familias para adquirir una vivienda se mantuvieron y para préstamos al consumo volvieron a hacerse ligeramente más "laxos".

En este sentido, los intermediarios españoles percibieron una demanda "estable" de los préstamos por parte de las empresas por segundo trimestre consecutivo, mientras que se redujo el ritmo de caída de las familias, "haciéndose nulo" en el caso de las solicitudes de fondos para la adquisición de inmuebles.

En el área euro se produjo una evolución "algo menos expansiva" que hace tres meses y se intensificó el descenso de las peticiones de las sociedades y de los hogares para consumo y otros fines, al tiempo que revirtió el crecimiento positivo en las correspondientes a la financiación para la compra de vivienda.

Las condiciones de acceso a la financiación mayorista también tendieron a mejorar en los primeros meses en curso, aunque de forma modesta. En España, las entidades percibieron un "empeoramiento ligero" en los instrumentos de medio y largo plazo y algo mayor en la capacidad para transferir riesgo de crédito fuera de balance. En el área euro, esto sólo se observó en el último caso.

Asimismo, el impacto de la situación en los mercados sobre el coste de los fondos propios y la disposición de las entidades a conceder nuevos créditos se mantuvieron prácticamente en los niveles anteriores.

Mejora de las expectativas

El informe también señala que en España, la relajación observada en los criterios para la concesión de nuevos préstamos a sociedades se produjo independientemente de plazo de la operación y del tamaño del prestatario.

Esta evolución fue consecuencia de una ligera mejora de las expectativas acerca de la situación económica y de los riesgos relativos a las garantías solicitadas, así como de un cierto incremento de la competencia en el segmento de grandes empresas.

Frente al trimestre anterior, la única condición aplicada a los nuevos préstamos que se endureció en España fue el margen de las operaciones de mayor riesgo y lo hizo en menor medida que tres meses antes. En la zona euro, las condiciones también tendieron a hacerse más "restrictivas", aunque de forma "modesta" y en línea con lo sucedido en el período precedente.

Las peticiones de fondos en España, por parte de las sociedades en su conjunto, permanecieron "estables", pero volvió a apreciarse una caída en las relativas a los préstamos a largo plazo y también en las prevenientes de grandes empresas, aunque esta contracción fue de "menor intensidad" en que los meses finales de 2009.

Préstamos para viviendas

En el segmento de los hogares, los criterios de aprobación de créditos para la adquisición de vivienda se mantuvieron estables en España, prolongando la tendencia observada desde el tercer trimestre de 2009, al tiempo que se endurecieron en la zona euro.

Los factores relacionados con las restricciones en el balance de los encuestados tuvieron un efecto "nulo" en España y mínimamente contractivo en el área del euro.

Las condiciones de los nuevos préstamos registraron pequeñas variaciones en las dos áreas, destacando únicamente la ampliación del margen aplicado a los présatmos de mayor riesgo y la reducción de la relación entre la principal y el valor de la garantía, ambas de cuantía similar a la observada en el período anterior.

En cuanto a los préstamos para consumo, las condiciones volvieron a endurecerse en los que se refiere al margen aplicado y a las garantías requeridas. En la zona euro, se observó una evolución de las condiciones similar de un cierto endurecimiento de los criterios de aprobación.

La demanda disminuyó a un ritmo parecido en ambas áreas. El descenso en las solicitudes recibidas por las entidades españolas se explica por el deterioro en la confianza de los consumidores y el mayor ahorro de las familias.

Tendencia abril-junio

Las entidades españolas esperan un comportamiento estable de los criterios de aprobación de nuevos préstamos a hogares y ligeramente expansivo en los destinados a las sociedades, tanto grandes como pymes, y tanto a corto como a largo plazo.

Asimismo, los intermediarios encuestados no anticipan variaciones muy apreciables en los mercados de financiación a corto plazo ni en los de deuda a medio y largo plazo. Por el contrario, esperan que tanto la titulización de los préstamos como la transferencia de riesgo de crédito registren empeoramientos similares o superiores a los primeros tres meses.