El número de títulos electrónicos se dispara

El 'e-book' impulsa un 31,8% las ventas de las publicaciones digitales

El éxito del e-book disparó las ventas de las publicaciones digitales un 31,8% en 2009. Los títulos electrónicos ya suponen un 11,5% del total de los que se publican al año.

Imagen del Kindle, el libro electrónico de Amazon
Imagen del Kindle, el libro electrónico de Amazon

El mercado español de contenidos digitales también se vio afectado el año pasado por la crisis, con un retroceso en su facturación del 11,7%, hasta los 9.151 millones de euros, según el informe que hizo público ayer la patronal tecnológica Aetic.

Sin embargo, hubo dos sectores que fueron capaces de sortear las mala situación general: el de publicaciones digitales y el de internet, cuyas ventas crecieron un 31,8% y un 7,2%, respectivamente.

En el primer caso, la irrupción del e-book y su éxito comercial ha sido determinante para que los ingresos crezcan de forma significativa, hasta los 286 millones. El mejor ejemplo de este boom es que el número de títulos editados en formato electrónico creció un 48,1% el año pasado, hasta los 12.514.

De este modo, de cada 100 libros editados, 11 lo fueron en el nuevo soporte, dos puntos más que en 2008. Una tendencia que va a ir a más ya que, según los datos del informe, la tercera parte de las editoriales ya han anunciado que, antes de que acabe el año, habrán digitalizado entre el 50% y el 100% de sus fondos para adaptarlos a los nuevos dispositivos electrónicos (como teléfonos móviles, lectores, ordenadores personales o pizarras digitales).

Por su parte, internet se convirtió en el único soporte publicitario capaz de crecer en 2009, generando unos ingresos de 654 millones, un 54,5% gracias al negocio procedente de los enlaces patrocinados y el resto, al derivado de los formatos gráficos.

El estudio subraya su potencial a corto plazo gracias, por ejemplo, a las redes sociales, un elemento generador de tráfico en la red. Según datos de Nielsen, España es el segundo país que más usa las redes (por detrás de Brasil), en las que están dados de alta tres de cada cuatro internautas.

Caídas generales

Fuera de estos dos sectores, el descenso de la facturación en la industria de contenidos digitales fue generalizado. Los ingresos del negocio audiovisual cayeron un 15,4% (sólo se salvó la televisión por internet); los del cine y el vídeo, un 3,7%; y los de la música, un 16,7%. En este caso, resulta significativo que las ventas por descargas musicales en internet crecieran un 55,5%.

En cuanto al modelo de generación de ingresos, el año pasado sólo creció la facturación procedente de descargas y pagos a través de mensajes, con un alza del 4,9%, hasta los 862 millones. La publicidad cayó un 16%, aunque se mantiene como la principal fuente de ingresos de la industria digital, con 3.495 millones de euros; las suscripciones retrocedieron un 15,4%; la compra por el canal tradicional, un 10,3%; y, finalmente, el dinero procedente de subvenciones se redujo un 5,3%.