Aporta la mitad de las ventas de la lusa y el 21% en la italiana

Brasil sustenta las cuentas de Portugal Telecom y Telecom Italia

Telefónica no oculta su deseo. Brasil es un mercado clave y quiere crecer en él. Dos de sus socias tienen activos importantes en el país, que serían perfectos para Telefónica. Pero las cuentas de Portugal Telecom y Telecom Italia dependen cada día más de Brasil, lo que aleja la posibilidad de venta.

Portugal Telecom y Telecom Italia hicieron públicos ayer sus resultados del primer trimestre. La lusa presentó un crecimiento de dos dígitos en los ingresos; todo un logro si se tiene en cuenta que su negocio nacional está de capa caída tanto en fijo como en móvil, con recortes de facturación en ambas actividades. El panorama doméstico de la italiana es incluso peor, con bajadas en la facturación superiores a la portuguesa. Aun así, Telecom Italia consiguió limitar al 0,7% el retroceso de sus ventas en el consolidado.

El elemento mágico que está detrás de estos comportamientos es el mismo: Brasil. Portugal Telecom es dueña de la mitad del líder de la telefonía móvil del país, Vivo -el otro 50% es de Telefónica-. Telecom Italia es la propietaria de TIM Brasil, la tercera teleco celular en el mercado.

Poco a poco, las dos filiales brasileñas se han convertido en el sustento de los resultados de sus matrices. Todo el crecimiento de Portugal Telecom procede de Vivo, que fue la única participada que creció en el primer trimestre. Lo hizo un 25,5%; facturó 883 millones y volvió a alzarse con el trofeo de principal activo de la lusa. Sus ventas superan la suma del negocio de móvil y de fijo en Portugal, hasta el punto de que aportan el 50% de la facturación total.

En Telecom Italia la contribución todavía no es tan grande, pero supera el 21%. Es la única filial que crece, con la telefonía fija y móvil nacional cayendo un 7%.

"Brasil es estratégico", sentenció ayer el primer ejecutivo de Telecom Italia. æpermil;se es el mejor resumen de la situación, tanto para ella como para Portugal Telecom, que tras coquetear con la venta de su participación en Vivo ha cambiado el discurso y dice que ahora quiere comprar.

Y eso es una mala noticia para Telefónica, que no oculta su deseo de crecer en Brasil. La española tiene claro desde hace tiempo el potencial del país y quiere aprovecharlo como en el resto de los mercados, con el 100% de la propiedad de su filial de móvil para poder fusionarla con la de fijo, Telesp, y crear una empresa convergente.

Telefónica, primer accionista

En teoría, la española cuenta con una baza a su favor. Es la principal accionista de Portugal Telecom y Telecom Italia. Desde esa posición, y como dueña del 50% de Vivo, intentó comprar la parte de la portuguesa. Estuvo a punto, pero ahora la puerta se ha cerrado.

La segunda opción es hacerse con TIM Brasil. Los problemas financieros de Telecom Italia lo hacen factible, pero el peso cada vez más grande de Brasil en las cuentas de la italiana aleja también esta posibilidad.

Las cifras

601 millones fue el beneficio de Telecom Italia en el primer trimestre. Es un 30,7% más, impulsado por ganancias financieras.

39,7% fue la caída en el beneficio de Portugal Telecom, que se situó en 100,3 millones, lastrado por los costes de expansión del negocio de televisión.

15% es el peso de Brasil en los ingresos de Telefónica, menor que el de sus socias.