Defectos en el capó

General Motors llamará a revisión a más de 126.000 unidades del Hummer H3

El grupo automovilístico estadounidense General Motors tendrá que revisar más de 126.000 unidades del todoterreno Hummer H3, ante un posible defecto que puede provocar el desprendimiento de parte del capó, lo que podría ocasionar un accidente.

Según la documentación remitida por General Motors a la Agencia Nacional para la Seguridad del Tráfico (NHTSA, por sus siglas en inglés), esta campaña de revisión afecta a los Hummer H3 fabricados entre los años 2006 y 2010, lo que supone un volumen de 126.130 unidades.

Se da la circunstancia de que General Motors ha decidido proceder al cierre de Hummer, después de que el pasado mes de febrero se confirmara definitivamente la ruptura del acuerdo para vender la marca de todoterrenos a la compañía china Tengzhong Heavy Industrial Machines.

Toyota, Suzuki y Hyundai son otras de las marcas que en los últimos meses se han visto obligadas a revisar algunos de sus modelos por diferentes defectos de fabricación. El gigante automovilístico nipón, de hecho, aceptó el mes pasado pagar una multa de 12,1 millones de euros por no haber dado a conocer durante meses los problemas en el acelerador de algunos de sus modelos. Ha sido la mayor cantidad impuesta a un fabricante de automóviles.