Resultados anuales del sector

La producción de las centrales nucleares españolas cayó casi un 5% el año pasado

Las centrales nucleares españolas produjeron en 2009 un total de 52.890 millones kWh, un 17,61% de la producción eléctrica, aunque esta cifra es casi un 5% inferior al año anterior, debido principalmente a que todas las plantas menos Ascó II han estado paradas por recarga de combustible, según aseguró ayer la presidenta del Foro Nuclear, María Teresa Domínguez.

Durante la presentación de los resultados anuales del sector en 2009, Domínguez destacó que los ocho reactores nucleares españoles tuvieron una contribución de la energía nuclear en pico de demanda superior al 95%. Así, ha señalado que, del total de la potencia instalada (98.750 MW), 7.728 MW corresponden al parque nuclear, lo que representa el 7,84% del total.

La presidenta del lobby nuclear advirtió que en el panorama internacional España se está quedando "aislada" al no tener planes para desarrollar más capacidad nuclear. Y dijo que hay un "evidente" renacimiento nuclear como consecuencia de la preocupación por la dependencia energética, la volatilidad de los precios de los combustibles fósiles, la adopción de medidas contra el cambio climático y el desarrollo de nuevos reactores.

Según datos de María Teresa Domínguez, en estos momentos se están construyendo 56 nuevas plantas atómicas en el mundo (aunque no las identificó) y se prevén 200 reactores nuevos. Domínguez se lamentó de que el programa nuclear español no tenga "planes" en este sentido, sino al contrario.

De este modo, considera que España "necesita" un análisis técnico en profundidad de su realidad energética y medioambiental, al igual que otros países de su entorno, con el fin de alcanzar un pacto de estado en materia energética, que permita "no asociar la energía nuclear a un gobierno", porque ésta debe estar basada únicamente en criterios económicos y la seguridad de suministro.

Además, pidió que los inversores puedan hacer inversiones "con estabilidad" y "sin desconcierto" y que "si las empresas españolas quieren hacer inversiones, sería bueno que pudieran hacerlas en España, sin tener que irse por falta de certidumbre". A ese respecto ha defendido la capacidad y los buenos operadores nacionales, que realizan inversiones nucleares en el exterior.